Aprender mejor que gratis sigue siendo la clave del elearning en internet

Fue la salida al problema emergente que internet suponía para la formación. Si mucho del contenido que era de pago antes de la popularización de la WWW se liberaba ahora, se convertía en accesible para todo el mundo (al fenómeno le llamaban en su momento, “googlelización” de la enseñanza), sería el valor añadido que pudiésemos crear el que permitiese la supervivencia del negocio del elearning.

Tal y como pronosticábamos, no se trataba de crear escasez alrededor de los contenidos, contenidos muy especializados, porque era solo cuestión de tiempo el hecho de que se conviertan en abundantes. Hoy, en 2022 a fecha de redacción de este artículo, es posible encontrar información (gratis) sobre cualquier tema en internet.

Denominábamos entonces valores generativos (Kevin Kelly) a los que sí son ahora escasos, a los que nos permitieron crear nuevos modelos de negocio y aseguraron la supervivencia de muchas de las empresas entonces en crisis. Valor generativo es aquel que debe ser generado, cultivado, nutrido. No puede ser copiado, plagiado, reproducido. Veamos cuáles y en qué sentido siguen vivos:

• Inmediatez: la capacidad de llegar al destinatario cuanto antes. Cada vez, con la evolución de la tecnología, la inmediatez es en mayor medida la norma, más abundante y por tanto, menos susceptible de cobro.

• Autenticidad: como garantía de un uso sin problemas. La evolución social de la red, las nuevas relaciones de confianza que hace surgir y que determinan nuestros hábitos de consumo (Groundswell, economía de la confianza), convierten este factor, también, en algo más habitual, casi natural y por tanto, también cada vez menos relevante como posible generador de ingresos. En este sentido, la tecnología Blockchain, los NFTs, etc. han supuesto avances importantes.

• Accesibilidad: capacidad de disfrute inmediato, relacionada con la sobreabundancia de información y la necesidad de almacenarla y disponer de ella en y desde “la nube”. Depende también de la evolución de la tecnología y parece  cada vez menos escasa y con alternativas libres.

• Incorporación (embodiment): trasvase de la obra a condiciones materiales que hagan mejor su disfrute. La preferencia por libros en papel, cds, dvds, etc… de los inicios de la web ha dado lugar hoy a la prevalencia indiscutible del formato de video, microvideo, etc.

• “Encontrabilidad” (¿Localización?): En un universo lleno de cosas (libros, canciones…) poder ser encontrado es valioso.

Si bien los anteriores son ya característicos de los contenidos que encontramos de forma abundante y gratuita en la web, siguen vivos como valores escasos y generativos estos otros:

-Patrocinio: La gente es generosa, quiere, en general, pagar con dinero lo que le gusta cuando es fácil de hacer y dimensionable por quien quiere utilizarlo, y sus beneficios van donde se espera (y no a las discográficas o Sociedades sobre derechos de autor). Casos paradigmáticos son comentados en el libro de Anderson:  Radiohead o Monty Python y los aumentos de ventas tras adoptar modelos de negocio “Free”.

Personalización: la adaptación a las condiciones del usuario.

– Interpretación: apoyo y guía para utilizar algo que puede ser gratis pero que podemos cobrar si añadimos orden, contexto, guión. Es, en este contexto de información abundante y muy relacionado con el siguiente, el principio más importante y  que justifica la importancia de maestros, profesores, libros de texto, cursos de elearning o formación a distancia, etc.

Quería hablaros por último de la Autoridad que nos aportan ejemplos como el que patrocina hoy esta entrada.  En la época de la postverdad en la que resulta difícil filtrar lo verdadero, iniciativas de formación que ofrezcan titulaciones oficiales suponen un valor importante.

Un ejemplo de ello está en el aprendizaje de idiomas. Estudiar inglés, poder realizar un curso de inglés a distancia es algo abundante hoy en la www.  No lo es, en cambio, que este curso pueda ser oficial y homologado. Es el caso de That’s English!, creado por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, que se imparte en las Escuelas Oficiales de Idiomas y está ajustado al Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas, una buena inversión si queréis aseguraros una formación fiable, por la que valga la pena pagar.  Cumple, además, con otras muchas de las características que mencionábamos, incluyendo material didáctico (embodiment),  app y tutorías (personalización) opcionales la Escuela Oficial de Idiomas más cercana.

Podéis estudiar allí todos los niveles de inglés, desde Básico A2 hasta Avanzado C1.

Ya me comentaréis qué tal si probáis :)

 

Entrada leída 356 veces desde Abril de 2022

¿Te ha gustado? Opciones para compartirlo en redes:

Publicamos frecuentemente sobre estos temas en video en EL CAPARAZÓN en Instagram, pulsa el enlace si quieres visitarnos allí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.