¿También te consideras un Renacentista digital?

Presentaba el otro día en Vitoria como tendencia 2014, aunque lo considero un fenómeno mucho más importante, el Generalismo, la idea de que en tiempos de cambio como los que vivimos cobran valor los perfiles profesionales amplios, no limitados a una sola especialidad. Abundan los recursos intelectuales, las posibilidades de aprender para el ser humano en la nueva biblioteca (y casi Universidad) universal de la red. A la vez, ante tantos datos,  tanta información y en época, como decíamos, de cambio, necesitamos personas capaces de “dar sentido”, de establecer patrones, de intuir tendencias, de buscar respuestas que tengan en cuenta los muchos matices posibles. Se trata de nuevos perfiles profesionales especialmente equipados para desenmarañar la complejidad (incluso caos) y que prometen, también por la potencia de los instrumentos que dominan (la red), mayores posibilidades de acierto que nunca antes.

Son ejemplo de esos instrumentos los MOOCs. Parafraseo, amplío,  definición en un artículo que publicaba hace un tiempo para el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB):

Los MOOC (acrónimo en inglés de Massive Open Online Courses) son cursos abiertos y gratuitos que se ofrecen a través de Internet. Las características de esta modalidad de educación a distancia –que la mayor parte de universidades de prestigio internacional han incorporado a su oferta en los últimos años– facilitan el acceso a la formación de miles de personas en todo el mundo. Si bien no constituyen aproximaciones demasiado profundas a las distintas áreas de conocimiento que abarcan, sí proporcionan guiones, a modo de nuevos libros de texto básicos desde los que ampliar según la necesidad de cada cual, el conocimiento que se necesite.

MOOCs, Blogs, Expertos con los que nos relacionamos en redes sociales junto a otros muchos recursos, lo que está claro es que quien esté ávido de aprendizaje (y disponga del tiempo necesario), sabrá explorar con toda la profundidad que requiera, las distintas áreas de conocimiento, convirtiéndose en un nuevo tipo de personaje renacentista, en la versión renovada del clásico “polímata” para la era digital.

Extraigo la definición de Wikipedia (que por cierto creo que debería ser ampliada con este nuevo concepto de “Renacentismo digital”:

”La polimatía (del griego πολυμαθία, el aprender mucho (de Leonardo_da_Vinci_-_presumed_self-portrait_-_WGA12798μανθάνω, aprender y πολύ mucho)) es la sabiduría sobre campos diversos. Así, un polímata (griego: πολυμαθής )?, que quiere decir «que conoce, comprende o sabe de muchos [campos]», sería un individuo que destaca en diversas ramas del saber. El término se refiere a personas cuyos conocimientos no están restringidos a un área concreta, sino que dominan diferentes disciplinas, generalmente las artes y las ciencias. La mayoría de los filósofos de la antigüedad eran polímatas, tal como entendemos el término hoy en día.1 También se utilizan los términos Hombre Renacentista u Hombre del Renacimiento y, con menos frecuencia, Homo Universalis (expresión latina que podría traducirse como «hombre de espíritu universal»).”

Sobra decir (y quienes hayáis seguido mi trayectoria en este blog desde la web semántica, la singularidad, el futurismo a las redes sociales, los social media, la revolución digital, a la psicología del individuo conectado, la sociedad-red,  pasando con especial atención por el elearning 2.0, la nueva educación, etc. no lo ponéis en duda) que me identifico con el tipo de perfil que defino.
Me invitan este jueves a un coloquio en la presentación en Barcelona del nuevo libro de Felipe González (el presidente español que más tiempo ha ostentado el poder durante la democracia), “En busca de respuestas: El liderazgo en tiempo de crisis”. Ando preparando una entrada especial sobre las impresiones y reflexiones que su lectura me ha despertado. Uno de sus primeros aportes ha consistido en hacer que me reafirme como generalista, como observadora del panorama general, del bosque más allá de los árboles. He dedicado abundantes cantidades de tiempo a conocer las ramas, algunos detalles de las hojas, sus variantes botánicas, las características geológicas del terreno, solamente con el objetivo de poder ver, de la forma más completa, objetiva, matizada posible, el bosque en el que vivimos.

Desde este blog, desde las redes sociales y de intereses que habito, disfrutando de vuestra inteligencia y diversidad como lectores, participantes, amigos, colegas de este Renacentismo digital, todavía me ha sido más fácil.

PinterestFacebookLinkedInTumblrMás opciones

13 thoughts on “¿También te consideras un Renacentista digital?

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. December 18, 2013 at 12:28 pm

    Pues, precisamente, en el mundo digital es donde estoy encontrando más dificultades para mantenerme como polímata.
    Siempre he perseguido (incluso conseguido) ser autogestionario en mi actividad profesional. He pasado del detalle a la visión global con ganas y facilidad como diseñador gráfico y de comunicación visual.
    En el mundo digital me metí con igual fuerza e ilusión. Pero todo cambia tan rápido que me resulta impossible ser en él un hombre del Renacimiento (permitidme la expesión para entendernos).
    Ni formación permanente ni autodidacta ni software me han llevado al nivel de profundización necesario. Me veo obligado a ser un generalista pero que depende siempre de programadores u otros servicios. No está mal pero he perdido mi capacidad de autogestión e independencia.
    Sí, ya sé que hay plantillas, tutoriales y que la gente se lo monta. Pero aspiraba a dominar más los recursos y personalizar hasta lo óptimo mis herramientas digitales y las de mis clientes.
    Porque conociendo bien los procesos y los detalles es la mejor forma de innovar, mejorar y hacer evolucionar los proyectos cuando los piensas u observas desde la distancia..

    1. Elena Asensio
      December 19, 2013 at 12:56 am

      Totalmente de acuerdo con Xavier y lo peor es que en mis frecuentes intentos de aproximación al conocimiento a través de la red no solo acabo frustrada sino que además ocupo demasiado tiempo de mi vida sin ningún fruto aparente. En la mayor parte de los casos acabo dispersandome y arrepintiéndome del tiempo empleado!

  3. December 18, 2013 at 10:50 pm

    Me encanta el término de Renacentista digital y me identifico completamente con él. El acceso a la información y la pasión que siento por aprender varios temas, intercalarlos y comprender la relación que hay entre todo me hace ser una fanática del generalismo. Pero ¿qué piensas sobre la necesidad de ser experto en un campo? todavía no soy experta en algo, solo soy aprendiz de casi todo. Saludos.

  4. gorgona
    December 19, 2013 at 2:43 pm

    Siempre me he considerado una generalista, lo que venia en llamar una formación multidisciplinar, pero si miráis lo que demandan las empresas en internet os daréis cuenta que piden todo lo contrario: personas especializadas en algún área concreta. Entonces me pregunto…… Que papel en el mercado laboral nos espera??.

  5. December 20, 2013 at 9:51 am

    En mi opinión creo que la clave del “renacentista digital” o Knowmad, ya que yo conozco este perfil de ser humano digital del libro de John Moravec, considero que es el desarrollo de una serie de actitudes que forman la mente dúctil de esta persona. Esto le permite adaptarse, readaptarse, aprender y desaprender en el contexto de la red.

    No creo que se trate tanto de dominar herramientas, ya que la web cada día ofrece nuevas opciones que somos incapaces de asumir en tiempo y capacidad. Conocer algunas herramientas clave para la gestión personal es indispensable, pero además de éstas que podemos denominar usamos otras de manera informal.

    Creo que la clave es entender que cada uno de nosotros formamos parte de esa inteligencia colectiva digital y que nuestra actividad tiene un impacto en los demás, y la de éstos influyen en nosotros. Así mismo, creo que es importante asumir que solo podemos considerar 150 contactos como los más cercanos (número de Dumbar) y que estamos conectados por tres grados de separación (James Fowler). Tener en cuenta la magnitud de la red y ser consciente de ello es lo que sienta las bases que preparan a la persona curiosa de internet para tener esa acctitud que le hará actualizarse de forma constante y desarrollar esa capacidad de aprender a aprender que le aporta autonomía para realizar aprendizajes a lo largo de la vida.

    Claves: ver, crear, catalogar, compartir, recomendar.

    Camino López

  6. December 20, 2013 at 11:44 am

    Me ha gustado mucho el término de renacentista (aunque no necesariamente digital). Precisamente mi filosofía y la de mi web sobre nutrición y salud la defino como humanista y holística y, cuando escribía la bienvenida, me estaba refiriendo a esto, pasión por diversidad de temas, profundidad a la vez en cada uno de ellos. Nunca me había gustado la división “ciencias o letras”, y hace tiempo que lo veo muy claro: humanista, renacentista… me gusta lo que significan los términos. No a tanta división y fragmentación del saber, sí a más interconectividad y conocimientos en forma de red o fractales.

    Estudié ciencias puras en el instituto, empecé química en la universidad, pero me apasionaba el lenguaje, la filosofía, la neurología…, y acabé diplomándome en logopedia, licenciándome en lingüística y, actualmente, estoy completamente enfocada en el mundo de la alimentación natural, coaching y salud.

    A la vez, me inspiré de otros que ya eran humanistas: gente con mentes súper creativas e inquietas con un montón de ideas únicas y proyectos fuera de lo común.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *