Facebook y Wolfram Alpha: conocernos mejor, ser más libres

Hace ya un tiempo que Wolfram Alpha ponía al servicio de Facebook y el análisis de datos sociales sus algoritmos, esos que nos recuerdan al mundo científico que predijo Asimov (Psicohistoria, fue su concepto en este sentido) y que según autores como Barábasi, serán la esencia de la psicología social y otras ciencias sociales en un futuro inmediato. Lo que ha descubierto no es demasiado sorprendente pero sí nos da una pista acerca de la potencia de este tipo de análisis, su fiabilidad como reflejo fiel de la realidad:

El número medio de amigos en FB es de 342 y varía según la edad, de forma que los jóvenes tienden a tener más amigos que los adultos. Cuando somos jóvenes, además, aparece la homofilia con fuerza y la mayoría de nuestros amigos tienen nuestra edad, mientras que cuando nos hacemos mayores tendemos a tener como amigos a personas de grupos de edad mucho más variables.

Existen algunas diferencias de género y los chicos tienden a tener más amigos que las chicas, pero es una diferencia que desaparece con la edad.

También resulta obvio que a más edad más probable resulta que se esté casado/a, de forma que el 70% de la gente tiene ese estado civil a los 30.  Las mujeres tienden a casarse a edades más tempranas.

También se reafirman los estereotipos en cuanto a temas de conversación por edades y géneros: desde la juventud a la madurez se habla cada vez menos de cosas como los videojuegos y más sobre política, el tiempo, salud y dinero. Como también era previsible, los hombres (en azul)  hablan con mayor frecuencia de deportes y tecnología y las mujeres (violeta)  sobre mascotas, familia, relaciones y estados de ánimo personales.

 

En fin… que tal vez lo interesante sea esperar la evolución en el tiempo de este tipo de análisis. También darnos cuenta, como decíamos, de la potencia de este nuevo tipo de investigaciones. La que acabamos de presentar deriva de una muestra pequeña del pequeño pedazo del pastel de los datos que Facebook cede a Wolfram Alpha pero imaginemos lo que podría hacerse si todos los datos de Facebook, parcialmente “anonimizados”, sirviesen no solamente a objetivos comerciales sino que fuesen accesibles a la investigación social.

Se trata, como hemos dicho en otras ocasiones, de una Responsabilidad social corporativa que deberíamos exigir a la compañía, parecida al mismo tipo de responsabilidad que se pide a los Gobiernos cuando se les insta a liberar sus datos para beneficio de la investigación.

El hora de reorientar el sentido de la frase “los datos son el petróleo del siglo XXI”. Necesitamos menos datos para segmentación de mercados, para aciertos publicitarios (me descubrían en Buenos Aires la obra de Frederik Pohl sobre los “Mercaderes del espacio” como distopía cientifista) y más datos para asegurar la libertad y el sentido crítico del ciudadano del siglo XXI.

Educar al ciudadano en un uso de las Tecnologías del Empoderamiento y la Participación que le hagan más libre consiste en gran medida en detectar dinámicas sociales erróneas, sesgos derivados de distintos tipos de presión social.  Ahora que a través de los nuevos espacios de relación social virtuales, en este caso de Facebook, podríamos  medirnos para conocernos mejor y ser más libres, deberíamos trabajar para lograrlo.

Comments

comments

2 thoughts on “Facebook y Wolfram Alpha: conocernos mejor, ser más libres

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *