Aaron vive en nuestra libertad

No debemos permitir leyes que criminalicen a nuestros jóvenes, hemos dicho siempre sobre el tema del copyright como ley anacrónica.

Ayer se suicidaba, con 26 años, Aaron Swartz, co-creador de cosas como RSS, Reddit o del Creative commons, en gran parte según su familia, por culpa del MIT y la Oficina Jurídica de los EEUU. Se le imputaba un delito de acceso y descarga ilegal de 5 millones de artículos de JSTOR, la librería digital online de artículos académicos, libros y fuentes primarias (la entidad retiró posteriormente la demanda pero el MIT y la fiscalía siguieron adelante) y se le pedían 30 años de cárcel y la escandalosa cifra de 1 millón de dólares.

Es trending topic desde hace horas, generando innumerables artículos en la blogosfera mundial. De todo lo que he podido ver me quedo con un comentario al obituario que le dedicaba Cory Doctorow. Lo firma Andreasma y acierta en cada letra:

“Aaron, Manning, Assange, Kyriakoy, Occupy, todos perseguidos, acosados, en algunos casos torturados… ¿para qué? Por decirle la verdad al poder, por revelar la corrupción, los crímenes de guerra. Por liberar la información. Mientras,  Yoo, Addington, Libby, Cheney, Rumsfeld, Gonzales van por el mundo firmando libros, dando conferencias sobre seguridad nacional. Los asesinos, torturadores y defensores de la tortura son celebrados. Los denunciantes machacados (…) Aaron creció con la habilidad de abrir su mente para poder ver el mundo, con toda su injusticia y realidad. Su idealismo, pasión y honestidad hizo que dijera verdades al poder y por ello fue machacado. Solo hay dos crímenes que se castiguen en este país hoy ser pobre o desafiar a los poderosos. “

Acierta también Lawrence Lessig, cocreador de las licencias creative commons con Aaron: “Era brillante y divertido, un niño prodigio. Una alma, una conciencia, la fuente de una cuestión que me he preguntado a mi mismo millones de veces: ¿´Qué pensará Aaron de esto? La persona que se ha ido hoy lo ha hecho llevada al límite por lo que una sociedad decente solamente puede llamar bullying…”

3835494997_edc2e1dc12

En fin… que no, no debemos permitir leyes que acosen a nuestros jóvenes por vivir su tiempo, sanciones por leer, por pensar, por crear. Su reino no es del mundo en el que otros crecimos y deberíamos estar agradecidos, coger la mano que nos tienden los valientes de entre ellos que quieren regalarnos lo que han aprendido en el país de la libertad.

El suicidio de Aaron es el de la bendita ingenuidad, la que no entiende de las normas ilógicas que nos encadenan a todos. El suicidio de Aaron es el de la juventud, de la fuerza de lo nuevo, el de un mundo menos mercantilista y más humano, con valores por encima de los de los poderes más arbitrarios. El suicidio de Aaron es el de la valentía de querer crear un mundo más justo, más libre.

Quizás le faltó poder, quizás dinero, o quizás era realmente alguien especial, tan especial como para no darse cuenta, no ser lo suficientemente arrogante como para sentirse infinitamente orgulloso de lo conseguido, aquello que muchos perseguimos durante casi cada minuto de nuestras vidas: dejar este mundo un poco mejor que como lo conocimos.

Hoy twitter, las redes en general muestran que así ha sido,  con miles de autores (en cuanto termine este artículo me uniré a ellos) posteando sus artículos académicos en  PDF en la red. El hashtag es  pdftribute y las aportaciones están construyendo un sitio que las recoge.

Aaron vive en nuestra libertad.

17 thoughts on “Aaron vive en nuestra libertad

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. January 14, 2013 at 12:05 am

    Gran reflexión Dolors. La cultura no entiende de libertades. Ni de grandes compañías. La cultura se expande, crece, se transmite, sin barreras. Ya no. Ya no es como antes, cuando el saber tenía diques. Y es gracias a personas con la filosofía de Aaron: compartir. Allá donde esté, se lleva mi admiración.

  3. jlcastilloch
    January 14, 2013 at 12:32 am

    Gracias por compartirlo, Dolors. Es importante no olvidar esto.

  4. Pingback: A Aaron Swartz

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *