SLOW y conectados para la creatividad

Quería dejar aquí hoy nuevas evidencias acerca de cómo potenciar la creatividad en la era digital, tema que creo que va a preocuparnos cada día más.

Nos recuerda Susan Greenfield que si bien alguna parte de potencial creativo de cada uno podría ser genético, gran parte del mismo depende de las conexiones que nuestra experiencia individual haya ido configurando,, de los procesos mentales que van sucediendo. Lo más importante, nos dice, no es la contracción del músculo sino el pensamiento que la precede y que ha dejado su marca en el cerebro.

Añade también, como lo harían Florida, Johnson, Pink y otros muchos teóricos de la innovación y la creatividad, que cuantas más conexiones se produzcan más trabajan nuestras neuronas y que este tipo de conexiones se multiplica cuando estamos en entornos enriquecidos. Cuanto más podamos observar en los términos de otra persona, cuantas más reinterpretaciones de las cosas tengamos a nuestro alcance, podríamos decir, más probabilidades tendremos de que el tema sea significativo para nosotros mismos. Comprender significa eso mismo: gracias a nuestras conexiones neuronales podemos navegar el mundo y empezar a entender lo que está ocurriendo.

Entender el arte, crear, cualquier proceso creativo requiere tres pasos:

1.Deconstrucción de la sensación abstracta de desafío a los dogmas.

2. Asociaciones inusuales.

3. La validez de algo se produce cuando le damos significado, sentido. Y es entonces cuando se crean nuevas conexiones cerebrales.

 

Hiperconexiones y creatividad aumentada

Los tres puntos nos resultan coherentes con el papel de internet como potenciador de la creatividad. Como decíamos en después de la revolución tecnológica, la creativa, podemos conseguir con internet estados mentales muy parecidos a los que hemos estado intentando propiciar en el mundo offline durante años. 

Resulta evidente, sin embargo, como alertan muchos otros autores, que el sentido no lo encontraremos en la máquina. Aunque la máquina nos ayudará a crear las nuevas conexiones con otras mentes que decíamos más arriba que pueden ser fundamentales para encontrar el sentido, será necesario saber desconectar.

 

Lentos y conectados, también desconectados

Tortuga-en-patineteEn fin… me  quedo con los tres puntos y con las precauciones y aporto la solución: podemos,  sabiendo que puede ocurrirnos ese “destierro del apacible reino de la metáfora”, simplemente, no pisar el acelerador.

Las metáforas más simples son a veces las más explicativas…. ¿Compramos coches que pueden alcanzar los 180, incluso 200 kilómetros por hora para hacerlo constantemente? Es una pregunta que muchos/as nos hemos hecho a menudo… ¿Para qué, simplemente, están en el mercado? Los expertos en mecánica lo argumentan: que el coche sea capaz de alcanzar esas velocidades no significa que debas hacerlo. Se trata, simplemente, de un indicador de potencia, de que si en algún caso fuese necesario, obtendrías ese tipo de rendimiento.

Creo que ocurre algo parecido con todo esto, que confundimos posibilidades con imperativos. Se puede ser “slow”, ir al ritmo que más nos plazca, aprender y educar en la profundidad, el foco, la lectura a la vieja usanza, etc. en la medida en la que lo consideremos necesario. Y no hablo de un movimiento “slow” que nos devuelva de forma forzada a momentos pre-digitales. Podemos ir lento conectados, podemos ir lentos y cuando lo consideremos necesario, también desconectar.

En otras palabras, que tengamos la posibilidad de acceder a caudales infinitos de información, a posibilidades infinitas de contraste a través de la relación con otros seres humanos, no significa que tengamos que hacerlo a cada momento. Si bien es cierto que somos “infornívoros” y tremendamente sociables, que existe el peligro de la adicción a los refuerzos sociales e informativos que nos proporciona internet, no lo es menos que podemos aprender a ir más lento, preservar nuestros particulares momentos creativos, desconectar.

Esa misma identidad, espíritu crítico, independencia de criterio serán las claves de todo ello.

10 thoughts on “SLOW y conectados para la creatividad

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. December 14, 2012 at 12:40 am

    Me parece fundamental lo que estás planteando Dolors, yo diría que hemos tenido demasiadas prisas en toda esta revolución tecnológica-educativa, y que frecuentemente ha quedado luego “en mucho ruido y pocas nueces”. La experiencia de estos últimos años me ha llevado a la conclusión de que en Educación hay que AVANZAR, pero SLOW, y que para CREAR es mejor desconectar del ruido, coger lápiz y papel, y dar forma a toda esa tormenta de info-ideas que te rodean; eso sí, dejando que sea una fina lluvia la que empape tus nuevas creaciones.

    Gracias una vez más por tus certeras aportaciones. ESKERRIK ASKO !

  3. December 18, 2012 at 7:25 am

    Hace un par de dias escribia sobre la creatividad en mi blog. Gracias por la entrada me permite añadir más elementos de relexión, sobretodo de manera slowly ;)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *