7 thoughts on “Menos cachetes, más salud mental

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Hoy me entero que, según un estudio reciente, en mi país, Uruguay, uno de cada dos ciudadanos está de acuerdo con que la policía actúe fuera de la legalidad y se extralimite en ciertos casos, como respuesta a la criminalidad. Además, muchísimos están de acuerdo en la justicia por mano propia, sobre todo quienes fueron víctima de algún delito recientemente. Es decir, tendemos a caer en un espiral de violencia: cuánto mayor violencia vivo, o percibo (sobre todo a travás de los medios), más violencia soy capaz de aceptar, incluso desde el Estado, como parte de la solución.

    Cómo esasea y cuánta falta hace esto que decís: “educar hacia un estadio de evolución superior en lo moral y lo racional, hacia valores de paz y diálogo en situaciones de desacuerdo”.

  3. Totamente de acuerdo y necesario para que no se nos olviden estas cosas, auqnue me temo que en esta situación de crisis y recortes de derecho, al margen de hacerse más necesario, también es obvio que la salud mental está empeorando y más lo va a hacer. Esta sociedad recalcitrantemente neoliberal no genera precisamente felicidad.
    Un saludo

  4. Hace años que leo sobre el mal trato en la infancia y su relación con trastornos psiquiátricos. Y, al contrario, sobre el buen trato y su correlato con buena salud mental en la vida adulta.

    Creo que nos hemos preocupado tanto de la etiología de la violencia, y cómo prevenirla, que hemos perdido de vista que la “bofetada a tiempo” es violencia; el castigo físico, verbal o psicológico, es violencia; aplicar consecuencias (en lugar de exponer a consecuencias naturales) es un eufemismo del castigo; dejar llorar a un bebé hasta que se duerma agotado, es violencia; dejarle llorando, en lugar de permitir que llore, durante una rabieta, es violencia…

    La docilidad de familias, educadores y profesionales de la salud frente a los consejos de expertos de prestigio o influyentes y/o modelos obsoletos, nos ha llevado a crear nuevos trastornos y patologías infanto-juveniles que antes ni existían, o son exclusivas de la infancia occidental. El Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Ánimo(DMDD), antes rabietas, que a partir de mayo se incluirá en el DSM-5, es buen ejemplo de lo poco que hemos aprendido a tratar a la infancia.

    Mientras sigamos poniendo el problema fuera (trastorno) o lejos (causas etiológicas o teleológicas) de nuestro control y responsabilidad, continuaremos justificando los beneficios de la violencia hoy.

    Tiempo ha que no te dejaba un comentario. Me he desquitado :-)

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *