Cuanto más inteligentes, más proclives a sesgos cognitivos

El titular resulta contraintuitivo. Como casi todo lo que Daniel Kahneman, premio nobel y uno de los psicólogos más respetados de nuestro tiempo, nos cuenta en Thinking Fast and Slow, uno de los libros que tengo casi terminado por el escritorio. Su propuesta, trabajada con Amos Tversky y otros psicólogos de la cognición humana, consiste en demostrar cómo de irracionales somos en el fondo, cómo de susceptibles a los más diversos errores cognitivos nos mostramos y cómo la mayor parte del tiempo nos dejamos llevar por el tipo de pensamiento rápido, superficial, aparentemente intuitivo que nos domina la mayor parte del tiempo.

Cuando nos enfrentamos a una nueva situación no evaluamos cuidadosamente la información ni realizamos complicados cálculos estadísticos sino que tomamos uno de los numerosos atajos cognitivos que suelen llevarnos a tomar decisiones erróneas.

Pues bien… un nuevo estudio en el Journal of Personality and Social Psychology  que descubro en The New yorker sugiere que además, contra lo que pudiera parecer, la gente más inteligente es más vulnerable a este tipo de errores en el pensamiento.

cuanto-ms-inteligentes-ms-proclives-a-sesgos-cognitivosLa investigación consistía en pasar a 482 participantes un cuestionario con distintos problemas de sesgo clásicos, como los que podéis encontrar en el libro citado de Kahneman. Aquí un ejemplo de los que se citan en la investigación:

Tenemos en un lago  una zona de hojas de nenúfar. Cada día se duplica en tamaño. Si se tarda 48 días en que cubra todo el lago, ¿cuánto tiempo tardará en cubrir la mitad del lago? (Pues sí, parece que lo más fácil es dividir la respuesta por dos, quedando en 24 días. Pues no es correcto, el pensamiento exponencial no es fácil ni intuitivo y … la solución sería 47 días. )

Los resultados eran sorprendentes y mostraban cómo la inteligencia, lo que los investigadores llamaban la sofisticación cognitiva y contra todas las críticas a Kahneman por  investigar lo que muchos pensaban la psicología de la estupidez, correlacionaba con más irracionalidad. En concreto parece que la gente más inteligente era más vulnerable a los errores mentales comunes.  La autoconciencia, además, no ayudaba… y los que eran más conscientes de sus propios fallos cognitivos no tendían a cometerlos en menor medida (precisamente, como veremos, porque estos son inconscientes)

Una de las posibles hipótesis está en considerar la fuerza del “meta-sesgo” de la tendencia natural a asumir que cualquier otra persona es más susceptible de cometer errores cognitivos que nosotros mismos. El denominado sesgo del punto ciego consiste en aquello de “ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio”,  estableciendo una diferencia crucial entre cómo evaluamos a los demás y cómo nos evaluamos a nosotros mismos. En este sentido, cuando consideramos las elecciones irracionales de un extraño nos vemos obligados a confiar en información comportamental, vemos sus fallos desde fuera y somos capaces de detectarlos, pero cuando nos valoramos a nosotros mismos elaboramos las cosas de forma introspectiva. Siendo los motivos de los sesgos mayoritariamente inconscientes, son elusivos precisamente a eso, a la introspección, al autoanálisis y la inteligencia.

Si unimos lo anterior a lo que explicábamos en un post reciente sobre la ignorancia como gran creadora de historias, veremos claramente cómo la introspección puede incluso ser perjudicial, cegando y ayudando a construir historias más elocuentes pero erróneas  a la gente con mayor puntuación en los tests.

¿Se aplica al autoconocimiento más que a cualquier otra forma de conocimiento la máxima socrática de “solo sé que no sé nada” o la sensación subjetiva de que cuanto más se sabe mayor es la sensación de que queda mucho por conocer?  Puede que cuanto más intentemos conocernos a nosotros mismos más nos alejemos de hacerlo…

La anterior sería una posible explicación pero habiendo leído a Kahneman hay detalles que no me cuadran. Según el autor, es infrecuente pero posible es la puesta en marcha de un sistema de pensamiento más reflexivo, consciente, racional que el primero, capaz de detectar los errores y de no cometerlos. Es probable que el tema no se aplique igual a la autoevaluación que a la ajena pero se me ocurre una última explicación para los resultados de la investigación y es que  podría ser que todo se debiese a una cuestión de expectativas sobre la autoeficacia: conocida es la imprecisión de los sistemas de medición de la inteligencia (en este caso S.A.T. y la escala Need for Cognition, que mide la tendencia a implicarse y disfrutar del pensamiento), más desde que se mira a la misma desde un punto de vista simplista en tiempos de multi-inteligencias (de eso hablaremos en un ratito en La Red Innova). A pesar de ello el hecho de pasar un test clásico con buena puntuación genera unas expectativas acerca de uno mismo que pueden hacer a los que puntúan alto excesivamente confiados, procesando problemas con el sistema automático porque se valora que no vale la pena poner de marcha el otro, que se es lo suficientemente inteligente como para dejar que lo automático decia. La gente por debajo o en la media, sin embargo, no se confiaría y trabajaría duro, pondría en marcha los sistemas más “racionales” para resolver las cosas.

En fin… que surge de nuevo la educación emocional como clave. Todo dependerá del autoconcepto porque volviendo a un post anterior, no somos todo lo genios que nos dicen que somos y lo único válido es el valor del esfuerzo.

Además, lo decíamos hace tiempo sobre Gardner y las inteligencias múltiples, la globalización de los conceptos que vivimos nos traerá muchas más,diversas y justas formas de inteligencia… ¿Qué pasará con el talento en una sociedad-red en la que más personas y más diversas tienen más posibilidades, más independientes de los condicionantes de poder tradicionales, de demostrarlo?

Comments

comments

9 thoughts on “Cuanto más inteligentes, más proclives a sesgos cognitivos

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Dolors tienes razón, la autoconfianza y la necesidad de demostrar que se es mas ágil mentalmente que otros de las personas que son catalogadas como “Inteligentes” los hace mas proclives a tomar atajos cognitivos..quizas es tiempo de almacenar la etiqueta de persona INTELIGENTE y usar la de comunidades inteligentes en un sentido amplio de la expresión

  3. Hola Dolores, muchas gracias por compartir tus reflexiones. Para mi es un tema de mucho interés, ya que desde hace mucho tiempo ayudo a diversis tipos de organizaciones a gerenciar procesos de cambio (unos más sencillos que otros). Tu texto me hizo recordar lo que Joel Barker planteó hace más de 20 años en su libro “Paradigms”: las personas inteligentes siempre se han resistido a los cambios. Y a esto se le puede agregar la esencia del artículo: mientras más inteligentes más resistentes a los cambios… Saludos cordiales.

  4. Les he eviado un comentario que aún no ha aparecido, aclarándoles que el título “contraintuitivo” como le llaman, puede llevar a engaño. Según explican a continuación en el propio artículo, no es la inteligencia el problema, sino el engreimiento o la prepotencia. Es decir, que cuando alguien se sabe bueno en algo (la inteligencia en este caso) puede dejarse llevar por cierto “endiosamiento” que le lleve a cometer errores. En todo caso lo importante es que las personas tenemos un subconsciente que opera al margen de nuestra racionalidad (algo que los psicologos conocen desde hace tiempo). Pero desde luego que de ahí a considerar la inteligencia como un problema como se da a entender, hay un trecho muy grande.

    1. Lino, los comentarios se aprueban si no son de spam. Es raro, no he visto el comentario que dices que has enviado. No veo lo que comentas pero perfecto que dejes el comentario por si alguien también lo ve así, nadie ha dicho que la inteligencia en sí misma sea el problema.

  5. Hola. Supongo que hubo algún error al enviarlo. Gracias por la contestación, pero a lo que me refiero no es que se diga explícitamente que la inteligencia es un problema, sino que tal y como se plantea inicialmente, puede dar lugar a que se entienda de esa forma. Saludos.

  6. Ciertas decisiones no tienen nada que ver con criterios estadísticos, y no todos razonamos permanentemente con lógica difusa, y por si llega el caso siempre buscamos realizar un razonamiento correcto y un argumento correcto, sin mentiras ni exageraciones, por ética y para no mal acostumbrar al cerebro, ni al interlocutor o auditorio, además no se dificil colegir la corrección de la siguiente afirmación bíblica "El que discurre con falacias se quedará sin nada".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *