Bajándole los humos a la atrevida ignorancia

En época de egos inflados, de “marcas” personales con mucho de lo primero y poco de lo segundo, me ha parecido interesante recuperar una investigación que en 1999 demostraba lo cierto de una idea tremendamente popular: la de que no hay nada más atrevido que la ignorancia bajndole-los-humos-a-la-atrevida-ignorancia .

“Unskilled and Unaware of It: How Difficulties in Recognizing One’s Own Incompetence Lead to Inflated Self-Assessments (PDF).” , firmado por David Dunning y Justin Kruger muestra cómo la gente que es extremadamente mala en algo tiende a pensar que es tremendamente buena en la materia.

La idea, además de confirmar en este caso lo que un sentido común no siempre certero indica,  me recordaba algo que leía recientemente y que también debe ponernos en estado de alerta: construimos mejores historias  sobre temas que conocemos poco.

Sobre el tema que nos ocupa, ocurre en el día a día, como cuando leemos, escuchamos y hablamos constantemente de la crisis económica, política, social, global que vivimos, pero no sabemos de lo que estamos hablando en realidad. También en el ámbito más profesional. En ese sentido me di cuenta, años atrás, al establecer la línea base para un plan de formación en informática, de cómo de sobreestimación solemos hacer de las propias capacidades. Gente con problemas para programar el despertador en sus teléfonos móviles se autovaloraban de tal modo que parecía innecesario ningún tipo de formación.

Pues bien, la investigación lo reafirma en distintos sectores y para distintas habilidades y competencias: somos tremendamente optimistas acerca de las propias capacidades, tendiendo además a valorar a los demás en términos más negativos que los que serían justos y objetivos. Además el problema podría no ser solamente el hecho de ser malo en algo sino también el hecho de no poseer las herramientas adecuadas para darse cuenta de ello. Se trata de la cuestión de la cognición y la metacognición formando un círculo vicioso… si uno no sabe de un tema, difícilmente se dará cuenta de ello…

 

Liderazgo, selección de personal, humanidades y el atrevimiento de la ignorancia

Cognición, metacognición, algunos estudios muestran cómo se suele sobrestimar la medida en que leemos el pensamiento de los demás, más cuanto más puntuamos en escalas de narcisismo y extroversión. En cambio cosas como la autoestima y el género parecen no afectar.  El tema es interesante si pensamos en cómo de importante resulta eso, leer el pensamiento ajeno en las profesiones que en mayor o menor medida tratan de evaluar a los demás.  Además, si como los más cercanos a Recursos Humanos sabéis, el principio de Peter nos dice que se suele promover a la gente por encima de sus niveles de competencia, el peligro de que sea gente extrovertida y narcisista la que lidere equipos o evalúe los méritos de otros, como además puede ocurrir… puede ser nefasto.  Sin darme cuenta creo que añado argumentos a los de un artículo que me interesaba recientemente y al que deberíais acudir terminado este :) … ¿Necesitamos líderes introvertidos?

 

Un poco de lógica, mucho de autocrítica

En todo caso también podemos entrenarnos y entrenar para lo contrario: si enseñamos a la gente razonamiento lógico y científico, tan poco habituales,  se vuelve más capaz de evaluar su propia ejecución. Resurge, por último, la importancia del pensamiento crítico, de la que tanto se habla para discriminar el conocimiento de los demás en la era de la abundancia, pero que tanto se olvida para nosotros mismos…

Comments

comments

Posted in Sin categoría

19 thoughts on “Bajándole los humos a la atrevida ignorancia

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Muy acertado el post. Por desgracia las personas técnicamente brillantes pasan mas tiempo trabajando, investigando y desarrollando que vendiéndose. Y al final la empresa pierde el talento y obtiene el producto mediocre de los que venden “humo”, eso si, muy bien vendido.
    De hecho, y después de muchas frustraciones, creo que voy a dejar a un lado el doctorado y me voy a matricular en estudios de marketing e imagen personal (debería ser materia obligatoria en cualquier ingeniería). Y no es una ironía, puede que sea cultural, pero he visto mas impresionados a mis gestores con un powerpoint animado sobre cualquier materia con un nombre rimbonbante, pero en la practica, poco útil, que cuando les presento análisis complejos sobre los modelos ocultos en los datos de la empresa para facilitarles la toma decisiones.

    1. Carmen, no dejes tu doctorado por el motivo que pones … :-) imágen personal también es importante pero es un complemento a la base, el conocimiento. Si solo se fijan en tu imágen, puede no valer la pena colaborar con esa persona u organización …
      gracias Dolors, este post me ha hecho reflexionar y como resultado me he acordado de dos citas:
      A.Einstein: “ No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela”
      Nietsche: Es necesario que el maestro ponga a sus discípulos en guardia contra él.
      Un abrazo

  3. Interesante post, Dolors. Me queda una duda con respecto a cómo aplicarías la siguiente sentencia a ti misma “construimos mejores historias sobre temas que conocemos poco”. Con la cantidad de temas que tú controlas y sobre los que te proyectas como autoridad en la materia…¿cómo deberíamos vincularlo a esa frase?

    1. :) Como se suele decir, me encanta que me hagas esa pregunta. Porque supongo que nos pasa a todos/as, sobre todo si no llevamos grandes instituciones ni padrinos detrás, que no siempre tenemos la oportunidad de comentar cuál es la base, universal y certera, de nuestros éxitos: el esfuerzo.

      Creo que en mi caso, licenciatura, posgrados y másteres variados aparte, si me “proyectan” como experta es por muchos motivos. El principal ya te lo adelantaba y es el de pasarme aproximadamente 18 horas diarias leyendo, escribiendo, escuchando, observando, asesorando, investigando sobre los temas a los que supongo que te refieres. También, por supuesto, porque con la edad he aprendido precisamente a respetar el trabajo ajeno.

      En fin… que gracias por tu primer comentario en el blog. ¿No te parece que también caes en el efecto al prejuzgarme sin ser lector o haber conversado más de 3 minutos conmigo?

      Como ves, son muchas y variadas las aristas de la personalidad postdigital, tema en el que intento especializarme a diario.

      En este caso me han ayudado a conocerte un poco mejor :)

      1. Querida Dolors,

        Gracias por tu educada respuesta :)

        No creo que el hecho de que sea mi primer comentario signifique que no te haya leído antes. He tenido la oportunidad de escucharte en la radio, en numerosos streamings en los que has participado y sobre todo, te recuerdo que compartimos cartel del TEDxUIMP. Incluso me dijiste que estabas interesada en la historia de mi primo. Una vez incluso me seguiste durante 4 días en Twitter (batiendo en mi escala personal el récord de ‘unfollow veloz’; no te culpo, lo uso para decir tonterías más que para dar enlaces interesantes).

        Lo que sí te reconozco es que no hemos departido en profundidad (no medí si fueron más o menos de 3 minutos en aquella ocasión de Madrid). Y también puedo reconocer que tengo mis juicios con respecto a cómo te proyectas en la red. Entiendo que ante la respuesta del «hiper-esfuerzo», poco puedo contra-argumentar. Pero en cualquier caso y con la cantidad de elogios que sueles recibir, no creo que una pequeña crítica te haga dudar demasiado:

        Mi pregunta esconde el siguiente análisis: tengo la sensación/intuición de que cuando tocamos tantos temas simultaneamente (y fíjate que uso la primera personal del plural, no me excluyo de haberlo hecho en ocasiones, aunque es algo que intento corregir), corremos el riesgo de caer en una suerte de “todologismo” (permíteme el palabro, viene de la crítica que se hace de los tertulianos de los medios generalistas, que son capaces de hablar de la crisis, del cambio de entrenador del barça y de la educación expandida en menos de 10 minutos). Y en tu caso (e insisto que te he escuchado y leído más de 10 veces), no creo que llegues al nivel de los “tertulianos para todos los públicos” (cuyas incursiones en temas que no controlan suelen ser flagrantes), pero siempre me queda la sensación de que no sé si me encuentro ante una entusiasta digital, una educadora expandida, una psicóloga social, o una persona con una gran habilidad para el marketing digital…Y creo que lo aprovechas profesionalmente (lo cuál es, por supuesto, lícito), aún incluso a riesgo de que a veces abraces tantos temas que quién te haya podido leer/escuchar pueda llegar a pensar que no sabe donde ubicarte, desde un punto de vista político.

        Dicho esto, no niego que eres una currante. Prueba de ello es que siempre te tomas la molestia de responder todos los comentarios.

        Salud!

        1. La segunda respuesta estaba en spam, en efecto, wordpress dixit. Sobre el unfollow imagino que sería porque no recibí reciprocidad. Conozco a alguien, me cae bien, le sigo pero por x motivos parece q no ha sido recíproco, así que dejo de seguirle. Cuando se trata de simpatía lo hago así, no en otros casos.

          En fin… no confundas marketing digital con trabajo… o quizás sean equivalentes en la web social y esa sea la clave.

          Un saludo.

          PD: Sobre todos/as corren dudas y sospechas en este ámbito (patio de vecinos) en el que todos/as nos ganamos la vida (¿competencia?), pero otra cosa es sembrarlas. En mi caso prefiero vivir y dejar vivir, confiando en que podamos vencer el “difama que algo queda” del mundo offline en esta sociedad postdigital.

          1. Hola Dolors, siento que no nos hayamos entendido y perdona si mi comentario te ha resultado ofensivo. Sigo pensando que es muy importante poner en el centro el tema de las marcas personales y la identidad, en relación a muchas de las cuestiones que sueles plantear. Quizás mi modo de plantearlas no haya sido el más adecuado pero te aseguro que tenía la intención de debatir contigo, no de pelear. Supongo que será en otra ocasión o simplemente no será. Salud.

          2. Gracias por la disculpa, Felipe. Reitero el sentido del artículo, no veo en ningún punto en qué basas tus dudas, por lo que deduzco que se trata de algún tipo de prejuicio que desconozco. Tienes mi Curriculum publicado (olvidas facetas, son más, muchas más), recibo, como reconoces, muchos más halagos que críticas y sí, creo que trabajo bastante y que priorizo mi trabajo, a veces incluso demasiado, por encima de muchas cosas. Entre otras, las discusiones estériles… Simplemente si me conocieses a mi o a mi trayectoria, no hubieses dudado en ningún momento (como manifiestas a los cuatro vientos), de mi proyección profesional. En efecto, si pretendías una charla en paz, publicar tus dudas (sobre la proyección de alguien que está donde esté lo ha conseguido absolutamente todo por méritos propios), no ha sido una buena forma.

            Disculpa tú si en algún punto he reaccionado de forma visceral. No me ha sido fácil llegar hasta aquí sin pisar a nadie ni vender nada de humo, no lo dudes.

            Saludos

  4. Hola Dolors,

    Uno de mis mayores miedos es que me consideren un vendedor de humo, y por eso todo lo planteo en términos de “propuesta” e intentando no categorizar más de lo estrictamente necesario. Pero también es cierto que el mercado es implacable con los timoratos y que en España está mucho mejor visto el corporativismo que el afear la conducta a colegas que salen continuamente en las redes a pesar de que no lo están haciendo bien (eso se sabe vía sus clientes o, mejor aún, sus ex clientes).

    El otro día un cliente me preguntó por ti, y de corazón espero que te llame :-) Enhorabuena por la entrada y, una vez más, por el blog. Muchas gracias por la oportunidad de comentar y un saludo muy cordial,

    Jaime

    1. Gracias, Jaime. Cierto.. estamos en temas muy nuevos en los que hay que ser precavido y no pontificar demasiado.

      Un abrazo y gracias también por la referencia.

  5. Pingback: 10 ventajas del pensamiento abstracto | FUNBOLIDER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *