Privacidad cambiante en la Sociedad de la transparencia

El título podría aparecer en el blog de Facebook después de algunas de las declaraciones de Zuckerberg a lo largo de la historia. También lo suscribiríamos aquí, o en Socionomía, cuando determinábamos la transparencia como una de las actitudes 2.0 dignas, en este caso, de ser cooptadas a pesar de sus citados orígenes interesados. Sea como sea, el tema de la privacidad aparece en cada debate sobre la bondad de las redes sociales, en un sentido positivo en cuanto a la investigación médica y normalmente en negativo en cuanto a la realidad, pero también las variadas exageraciones acerca cómo gobiernos y empresas nos observan.

Se trata, comentamos a menudo, de una preocupación que tiende a desaparecer. Así, desde la práctica de formación en social media, observamos en las aulas cómo la cuestión suele destacar en mayor medida cuanto mayor es la edad de los que se muestran afectados, resultando incluso irrelevante, según algunos estudios, en la adolescencia. Una polémica investigación refuerza estas impresiones y motiva este post:

El nuevo panóptico:

Denominado proyecto Blackberry, se trata de un controvertido estudio académico que recrea la conocida idea, observando los textos, imágenes, IM, mensajes de Facebook emitidos desde Blackberry “trucadas” de 175 pre-adolescentes durante 4 años. Medio millón mensual de mensajes en una base de datos en beneficio de la ciencia social y perjuicio de de la privacidad a cambio de un smartphone libre y un plan ilimitado de mensajes de texto para los participantes.

Los datos están siendo analizados y arrojan las primeras curiosas conclusiones, aunque serán muchas más en un futuro:

-Contra otras investigaciones, chicos y chicas parecen “textear” con la misma frecuencia, de unos 110 mensajes diarios y sin grandes diferencias entre ellos. ¿Empieza a hacerse realidad el cyborg andrógino que reúne lo mejor de ambos sexos y diluye las diferencias? :)

-El número de mensajes no correlaciona con problemas de conducta. Sí lo hace, obviamente, el contenido de los mismos.

La edad de la muestra constituye, creo, la mayor debilidad del estudio: de 9 a 13 años, tiempos en los que probablemente ni a los adolescentes de hoy ni a los de ayer les preocupaba demasiado la cuestión de la intimidad. Extraña, eso sí, la actitud de los padres, que aceptaron como sus hijos la promesa de que nunca se rompería la confidencialidad sin problemas.

En fin… que parece que  el tema sigue adelante, así que estaremos atentos a los resultados que pueda desvelar, que de cualquier modo serán interesantes para psicólogos sociales, sociólogos, comunicólogos y demás interesados en conocer las lógicas del nuevo individuo conectado.

 

Sociedad de la transparencia:

De momento y en el mismo sentido que titula este artículo, me han parecido también interesantes una serie de encuestas desde Zogby/Congressional Internet Caucus Advisory Committee, que concluyen que los jóvenes de 18 a 24 años tienen percepciones sobre la privacidad distintas del resto, cercanas al concepto de sociedad de la transparencia

No hay dudas en cuanto a que nada es ya lo mismo y 9 de cada 10 Estadounidenses creen que Internet ha cambiado nuestras expectativas en cuanto a privacidad.  De acuerdo con los resultados de la encuesta:

— Solamente el 35.6 por cien de la gente de 18 a 24 años considera que alguien que postea una imagen de uno en una piscina está violando la privacidad, comparado con el 65,5% del resto.
— Solamente el 19.6 por cien de la gente de 18 a 24 años considera que exponer su perfil en una red social de citas sería una invasión a la privacidad, comparado con el 54.6 por ciento del resto.

 

De forma coherente con nuestras hipótesis, las nuevas generaciones (18 a 24 años) también parecen distintas en cuanto a las relaciones sociales en la era de internet, con el 45.4 % destacando que han roto alguna relación sentimental usando un mail o mensaje de texto, en comparación con el 7.6 % del resto del grupo.  Además, parece que “los sueños de la razón que generaban monstruos” empiezan a ser historia, que los prejuicios empiezan a desvanecerse, de forma que los políticos más implicados en el nacimiento de internet (como Al Gore), no recibirían penalización electoral por ello (como pasó en efecto en el 2000), sino todo lo contrario, entre los más jóvenes.

Finalmente aumenta también la percepción de la red de redes como TEP, como instrumento para la liberación democrática de los pueblos, mostrando el mismo estudio cómo los jóvenes estadounidenses concuerdan en afirmarlo en el caso Chino sobre el que se les cuestiona.

 

Parafraseando algo que repetimos a menudo, hay que tener en cuenta pero no obsesionarse con los límites hasta un punto que impida disfrutar de las oportunidades…

 

Nota: acaba de salir al mercado editado por Deusto, Socionomía, mi libro. Dejo enlace a su microsite para su compra y descarga tanto en versión papel como en versión ebook.

Comments

comments

2 thoughts on “Privacidad cambiante en la Sociedad de la transparencia

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *