Creatividad y memoria de trabajo: conocer para cambiar.

Me preocupaban hace unos meses, pensando en los 12 cambios en el cerebro conectado, los posibles problemas de creatividad que algunos expertos predecían. Piensan, más concretamente, que si la memorización es necesaria para la creatividad, que si cualquier brainstorming acude a conocimientos previamente almacenados en nuestras memorias, el tema puede verse perjudicado si almacenamos las cosas online.

 

Memoria que almacena, memoria que trabaja

Leyendo hace unos días me daba cuenta del sesgo cognitivo que desvelan esas dudas: la capacidad de nuestros cerebros de almacenamiento de la información es y será siempre limitada. De hecho, de alguna forma solamente mediante tecnología podemos ampliar de forma significativa esos límites. Dicho de otro modo Internet se convierte en nuestro disco duro externo, el lugar en el que almacenamos muchas de las cosas que antes solamente podíamos memorizar. Son varios los estudios que confirman la idea. En algunos casos se demuestra que se trata de un proceso casi consciente y derivado de la pereza cognitiva que nos caracteriza: si sabemos que van a guardarse los datos solemos tomarnos muchas menos molestias en memorizar las cosas. Números de teléfono, direcciones postales o de email, así como los conocimientos enciclopédicos que veíamos hace poco cómo también resultaban hoy más difíciles de recordar son ejemplos claros de ello.

 

Creatividad

La creatividad no depende de lo que almacenamos sino de la denominada memoria de trabajo, transactiva, procesual, etc.  que supone que a la hora de trabajar con los conceptos los alojamos de forma temporal en otro espacio. La memoria de trabajo se refiere a la cantidad de información que somos capaces de mantener en nuestra mente en un momento determinado.

Y lo pensaba recientemente pero me lo confirmaba un estudio que encontraba anoche: la capacidad en cuanto a memoria de trabajo correlaciona positivamente con la creatividad.

El estudio consistía en tocar música, según un tema determinado. Antes se medía la memoria de trabajo de los participantes. Si bien no aparecían diferencias en un primer momento, conforme avanzaba, la gente con mayor capacidad de memoria de trabajo tocaba mejores improvisaciones. Al final del estudio, la gente con mayor capacidad era la que improvisaba, según los jueces, mejor.  Las nuevas ideas son las que aparecen con mayor frecuencia según este enfoque, con importantes implicaciones, creo, en cosas que hasta ahora hemos considerado características “de personalidad”.

 

Sobreinformación y prejuicio podrían depender de una memoria de trabajo limitada 

Cuando ponemos a la gente en actitud de crear, empiezan generando las ideas más familiares. La gente con poca memoria de trabajo se queda en este punto, mientras que los que puntúan más alto en esta empiezan a buscar fuera de lo que ya saben. Me pregunto si no tendrá esto que ver algo con los razonamientos tecnófobos, conservadores, contrarios al cambio de algunos. Hemos dicho a veces que el tema puede depender de la sobrecarga cognitiva y el prejuicio que termina generando pero podríamos añadir también este proceso al fenómeno. Más que nada porque puede / debe, cuando conduce a la inactividad en un momento de necesidad de cambio, educarse …

 

Trabajo en una nueva idea, libro, sin definir todavía, acerca de cómo desarrollar la creatividad, entre las nuevas competencias para el individuo conectado y añadiré sin duda la memoria de trabajo como elemento importante en el caso de la creatividad.

Comprensión lectora, una actitud activa hacia el recordatorio, aunque temporal, de las ideas que vamos leyendo, cuando la práctica parece que puede ser importante, pueden ser algunos de los elementos. Otros, me los guardo para una próxima entrada creatividad-y-memoria-de-trabajo-conocer-para-cambiar

 

 

Nota: acaba de salir al mercado editado por Deusto, Socionomía, mi libro. Aunque escribiremos en breve más extensamente sobre él, quería dejar enlace a su microsite, con enlaces para su compra y descarga tanto en versión papel como en versión ebook.

Comments

comments

11 thoughts on “Creatividad y memoria de trabajo: conocer para cambiar.

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Estoy de acuerdo que la información que podemos almacenar es limitada, pero la conclusión de que hemos de apoyarnos en otros sistemas porque es limitada no me acaba de cuadrar. La memoría es finita, pero deberíamos saber cuan finita es. Es decir, a lo mejor solo acepta 10^10 unidades de información, pero resulta que en nuestra vida sólo necesitamos 10^4, con lo cual… a pesar de ser limitada, es suficiente, con lo cual… el apoyarse en factores externos podría ser más vagancia, comodidad o cualquier otra excusa.

    En todo caso, yo creo que cuantos más ángulos aportes a un proceso creativo, es más factible que seas creativo (no es una relación causal directa). Y para aportar esos ángulos necesitas recuerdos, datos, información… sobre que tipo en concreto, esa ya es otra historia.

  3. Muy buena entrada Dolors, me pregunto: ¿La memoria es un compartimento definido y estanco? Si no lo es, no tiene por qué tener límite. El límite está, en nuestro gestor de esa memoria. No en la capacidad medida en unidades de información, Cuando íbamos detrás de la comida, los cazadores podían almacenar cerca de millón y medio de referencias para volver a casa (la cueva). Ahora no vamos detrás de la comida, pero esa gran capacidad todavía existe, y puede ser casi ilimitada. Sólo depende del recuperador.

  4. Hola. Por qué debiera preocuparnos, si tendemos al mínimo esfuerzo, que la memoria, limitada o no, tome senderos lógicos y consonantes con espacios y tiempos actuales?. ¿ Tenemos derecho a redireccionarla o peor aún,… A intentarlo?. Atte.

  5. Hola Dolors.
    Ante esta entrada tan interesante, me viene a la mente uno de los cambios que creo se han producido en la memoria de trabajo. En un artículo en el que estoy trabajando, hago referencia a la Tracking Memory (TM), una pequeña diferencia que hace hincapié no tanto en la pérdida como tal de WMC (capacidad de memoria de trabajo) sino en la naturaleza de la información almacenada: rutas o procesos de búsqueda seguidos hasta el conocimiento buscado. Es parte del outsourcing cognitivo que practicamos hoy en día.
    Con ganas de ver como afecta esto a la creatividad ;) Un abrazo fuerte.

  6. Pingback: Memória e criatividade | iupull blogue

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *