Innovación y abundancia hoy…

Es tradicional en este blog hablar de abundancia social,  de cómo en base a la nueva auto-organización de personas que es posible ahora a mayor escala que nunca antes en Internet, podemos hacer cosas nuevas, inventar alternativas a las numerosas crisis que nos atenazan hoy.  El propio desarrollo de la internet social tiene origen, en mi opinión, en la abundancia en sociabilidad que caracteriza al ser humano, empoderado ahora hasta  el punto de poder solventar los problemas e iniciar una era, de nuevo de abundancia, no solamente intelectual, en educación, solidaria y altruista sino también en temas tan supuestamente alejados de lo social como las energías sostenibles.

De este y otros orígenes de la Abundancia habla un libro que surgirá en breve, llamado precisamente “Abundance”. De su Introducción extraigo algunos datos impresionantes, que en algunos casos cité ayer en una presentación sobre Innovación social en Sevilla:

-La comida cuesta hoy 13 veces menos que hace 150 años
-Se crean compañías millonarias en muy poco tiempo. Groupon llega a facturar 6mil millones de dólares en 2 años.
.La población centenaria se dobla cada década.
-La capacidad de producción energética de las placas solares aumenta un 30% al año, su precio desciende el 6% al año. A este paso EEUU está a 20 años de poder cubrir sus necesidades energéticas con energía solar.
-En 15 años un ordenador de 500 – 700 euros tendrá la capacidad de computación del cerebro humano.
-El número de personas viviendo en la más absoluta pobreza ha bajado a la mitad desde 1950. Al paso actual, en 2035 podríamo estar en 0.
-Un guerrero masai de hoy con un smartphone en la mano (sabéis de la incorporación de la telefonía móvil en países africanos) tiene acceso a más información que cualquier presidente de los EEUU hace 15 años.

 

La escasez ha sido un tema importante desde que siempre, hasta el punto de que algunos hablan del modelo de la escasez que ha predominado hasta ahora. Recordaréis a en este sentido a Malthus y sus predicciones apocalípticas: mientras la producción de comida aumenta linealmente, la población crece de forma exponencial. Es por ello que Malthus predecía que llegaríamos a un punto de no retorno en el que no podríamos alimentar a toda la humanidad.

Más actuales resultan los cálculos que avisan del carácter, prácticamente sistémico, de la desigualdad actual. Que el bienestar de unos pocos está basado en la pobreza de muchos otros: si todos en este planeta viviéramos según el estilo de vida Europeo, necesitaríamos tres planetas como este para abastecer nuestras necesidades.  O lo que es peor… si todos quisiéramos vivir como se vive en EEUU el tema aumentaría a cinco planetas.

El libro promete, sobre todo porque presenta alternativas, con ejemplos como el de Dean Kamen y “Slingshot,” una tecnología que puede transformar el agua polucionada, salada y muchas otras formas no potables en potable por menos de un céntimo por litro, el Qualcomm Tricorder X-Prize, que promete un sistema portátil de autodiagnóstico médico de bajo coste que podría permitir a cualquiera autodiagnósticos más precisos que equipos de médicos o las granjas verticales de Dckson Despommier, que proponen reemplazar la agricultura tradicional con un sistema que usa el 80% menos de tierra y el 90% menos de agua, así como un 100% menos de pesticidas, a coste de transporte cero.

innovacin-y-abundancia-hoyLa ciudad de Masdar, ejemplo de ecologismo y se que se construye desde un marco conceptual denominado One Planet Living  (OPL) que pretende ser trasladado a proyectos futuros del mismo tipo constituye otro buen ejemplo de cuál podría ser el modelo a seguir: es la primera ciudad de la era post-petrolífera que enfrenta, además, el problema de la escasez de agua con éxito.

 

¿Imagináis un mundo en el que todos/as sus habitantes disfrutamos de agua potable, viviendas confortables, una educación personalizada, atención médica de calidad, energías abundantes y que no contaminen?

Pues parece que estamos empezando a construirlo.

 

Comments

comments

7 thoughts on “Innovación y abundancia hoy…

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. En tiempos de cambios solo vemos lo negativo,pero la abundancia de creatividad,colaboración es inmensa. Por cierto quien quiere vivir como la sociedad América? A mi me sobra con un planeta gestionado de forma sostenible y equitativa.

  3. Después de la ola de noticias sobre el futuro de Internet, leer este post da fuerzas a todas aquellas personas que desean, de un modo genuino, un mundo mejor y que creen que Internet puede ser utilizado como un catalizador para alcanzar dicho objetivo. Gracias.

  4. El tema de la abundancia es para mí el que va a determinarnos la forma de pensamiento, y mucho más en el ámbito educativo, en no mucho tiempo.
    No me asusta, por supuesto, pero sí creo que tenemos que empezar a hablar de algunas actitudes para tomar para incorporar estas abundancias como aspectos positivos. Digo esto porque creo que en algunos casos la abundancia podría conducir a sensaciones frustantes y angustiantes, particularmente si enfrentamos los conceptos de “abundancia” con los de “elección” y los de “acceso”.
    Una de las mejores promesas de la abundancia es la “necesidad” de relacionarnos con los otros.
    Un ejemplo es este mismo blog, a mí me sería imposible por mis propios medios, como tiempos de búsqueda, de lectura, de organización, acceder a todas las novedades que Dolors trae. Y por supuesto, esto a lo que acceso, puedo volvarlo a mis amigos o incorporarlos a mi trabajo y así diseminarlos en mi trabajo.
    Si no pensamos en los otros como “facilitadores o filtradores” y no generamos actitudes de “resignación” en un sentido positivo, podemos caer en la sensación de que “todo existe” y por lo tanto “nada podemos proponer”.
    El análisis de abundancias es maravilloso.
    Saludos a todos y abrazo a Dolors.
    AjelaSantos

  5. Interesantísmas reflexiones, Alejadra. En ello estamos, en disfrutar de la abundancia relacional que nos proporcionan estos contextos para relacionarnos.

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *