George Whitesides: Hacia una ciencia de la simplicidad

Vuelvo a dejar resumen e impresiones sobre una muy recomendable Ted Talk, con ejemplos en el mundo de la sanidad pero principios aplicables a muchos otros ámbitos, especialmente al desarrollo de los sistemas de software y de la web que vivimos.

Quería ir más allá del Keep it simple norteamericano que explorábamos en presentaciones anteriores, explorar un poco más acerca de las Teorías de la complejidad, de la emergencia, que no dejan de recordarme aquello que ya me enseñaba en su día una de las disciplinas psicológicas con la que me sentí más identificada o que se acercó en mayor medida a mis esquemas de comprensión del mundo: la tan olvidada en el mundo web teoría Gestáltica. Su máxima resume de  forma simple la que podríamos considerar la crítica principal al discurso que os dejo: “El todo es más que la suma de las partes”.

No lo contradice, en mi opinión, George Whitesides en esta charla, pero nos invita a pensar desde un punto de vista práctico sobre la conveniencia de adoptar ciertos principios de la simplicidad que me han parecido muy interesantes.

El vídeo tiene subtítulos en español, así que os recomiendo verlo. Os dejo, sin embargo, las que me han parecido sus ideas más interesantes:

Existen cosas funcionalmente simples pero para nada simples en la forma de construcción, que son muy importantes.

-Uno es el celular que usamos a diario. El celular depende de una complejidad que tiene algunas características muy diferentes a las que Mandelbrot expuso pero que son muy interesantes.

-El otro ejemplo es la píldora anticonceptiva que, de manera muy simple, cambió fundamentalmente la estructura de la sociedad cambiando el papel de las mujeres en ella; dándoles la oportunidad de tomar decisiones reproductivas.

Curiosamente, la complejidad se encuentra sumamente desarrollada. Tenemos mucha información interesante acerca de lo que es la complejidad. La simplicidad, por razones no del todo claras, casi nunca se estudia, al menos no en el mundo académico.

A los académicos, yo soy un académico, nos encanta la complejidad. Uno puede escribir artículos sobre la complejidad. Y lo bueno de la complejidad es que es, en esencia, intratable en muchos sentidos por lo que uno no es responsable de los resultados. :)

Hay varias recompensas si uno piensa sobre la complejidad y la emergencia, pero no tanto si uno piensa en la simplicidad.

 

¿Qué es la complejidad viéndola desde esta perspectiva? ¿Qué es emergencia? Tenemos una definición de complejidad que funciona bastante bien: Es un sistema, como el tráfico, que tiene componentes. Los componentes interactúan entre sí. Estos son los autos y los conductores, que disipan energía. Resulta que, cuando se tiene ese sistema, suceden cosas curiosas.

Un segundo ejemplo está en las reacciones químicas que suceden en nuestras células en un momento cualquiera. Pasa como con el tráfico: lo sorprendente de la célula es que mantiene una relación de trabajo bastante estable con otras células. Pero no sabemos por qué. Cuando alguien les diga que entiende la vida, aléjense. ;) (en este punto me ha recordado sobremanera el libro se Johnson, podemos describir, en forma de patrones, pero no explicar, lo que tienen en común hormigas, ciudades, neuronas, software)

Una palabra que creo es muy útil para explicar la simplicidad es la palabra “apilamiento”. Y voy a usar la palabra apilamiento para un tipo de simplicidad que tiene la característica que es tan simple y tan confiable que se pueden construir cosas con ella. O voy a usar la palabra “simple” para expresar confiable, predecible, repetible. Voy a usar Internet como ejemplo porque es un ejemplo particularmente bueno de simplicidad apilada. Lo llamamos un sistema complejo, y lo es, pero también es algo más.

Internet surge de la matemática. Nace de lo binario. Estamos familiarizados con los números arábigos de 1 a 10, etc. En binario, 1 es 0001 7 es 0111. La pregunta es: ¿por qué lo binario es más simple que lo arábigo? Y la respuesta es sencillamente que si levanto tres dedos se pueden contar muy fácilmente, pero si levanto todos estos es un poco difícil contar siete. Tiene la virtud de ser la forma más sencilla posible de representación numérica. Cualquier otra forma es más complicada. Es inequívoco en su lectura. Hay muchas cosas buenas en lo binario. De modo que es muy, muy simple una vez que uno sabe leerlo. Ahora, si uno quiere representar el cero y el uno binario necesita un dispositivo. Piensen en cosas de su vida que sean binarias. Una de ellas es el interruptor de luz. Puede estar encendido o apagado. Eso es binario.

Un transistor no es más que un interruptor de pared. Enciende y apaga cosas pero lo hace sin piezas móviles y no falla, básicamente, durante un período muy largo de tiempo. Entonces la segunda capa de simplicidad fue el transistor e Internet. Así, dado que el transistor es tan simple, se puede poner muchos de ellos juntos. Y poniendo muchos de ellos juntos uno obtiene algo llamado circuitos integrados. Y un circuito integrado actual podría tener en cada uno de estos chips algo así como mil millones de transistores que tienen que funcionar perfectamente en todo momento. Esa es la próxima capa de simplicidad y, de hecho, los circuitos integrados son realmente simples en el sentido de que, en general, funcionan muy bien.

Con circuitos integrados uno puede construir celulares. Y de algo parecido surge también Internet.

Déjenme que termine con cuatro declaraciones de carácter general, un ejemplo y dos aforismos. Las características que creo que son útiles para pensar sobre las cosas simples:

-Primero, son predecibles. La simplicidad y la predictibilidad caracterizan a las cosas simples.

-Segundo, y esta es una declaración del mundo real, son económicas. Si uno tiene cosas lo suficientemente baratas la gente le encontrará usos aún si parecen muy primitivas. Por ejemplo, las piedras. Uno puede construir catedrales de piedra, sólo se tiene que saber para qué sirve. Uno las corta en bloques, y luego las apila unas sobre otras y ellas soportan el peso. La función tiene que ser predecible, y el costo tiene que ser bajo. Eso significa que tiene que haber un rendimiento alto o un valor por el costo.

-Sirven, o tienen el potencial de servir, como bloques de construcción. Es decir, se los puede apilar. Apilar de esta manera, o de esta otra, o de manera arbitraria en el espacio n-dimensional.

-Las cosas baratas, funcionales y confiables estimulan la creatividad de la gente, que entonces construye cosas más alla de la imaginación (en este punto emerge poderosamente el fenómeno de apropiación de Twitter por parte de los usuarios)

 

Ahora quiero darles un ejemplo de nuestro propio trabajo. Nos interesa mucho brindar atención de salud al mundo en desarrollo. Y una de las cosas que queremos hacer al respecto es encontrar una manera de hacer el diagnóstico médico a un costo tan cercano a cero como podamos hacerlo. Entonces, ¿cómo hacerlo? Este es un mundo en el que no hay electricidad, no hay dinero, no hay aptitud médica. No quiero hacerles perder tiempo entrando en detalles pero en la esquina inferior derecha se ve un ejemplo del tipo de cosas que tenemos. Es un pequeño chip de papel. Tiene algunas cosas impresas que usa la misma tecnología empleada en la producción de cómics que fue la inspiración para esta idea en particular. Uno pone una gota de orina, en este caso en la parte de abajo. Esta penetra y sube por esas ramitas. No se requiere del uso de electricidad. Se pone de colores. En este caso particular se lee información renal. Y, dado que el trabajador de salud de esta parte del mundo tiene 18 años y una AK-47, y casualmente está sin trabajo, dispuesto a salir de ronda y hacer este tipo de cosas, puede tomarle una foto con su celular, enviar la imagen a donde se encuentre un médico, y el médico puede examinarla.

Lo que hemos hecho es tomar una tecnología que está disponible en todas partes, crear un dispositivo extremadamente barato, y hacerlo de tal manera, que sea muy, muy confiable. Si conseguimos llevar esto a cabo, si podemos construir más función, esto será apilable. Es decir, si podemos hacer que la tecnología básica de una o dos cosas funcione, será aplicable a una gran variedad de condiciones humanas, y, por tanto, se podrá extender en dirección vertical como horizontal. Parte de mi interés en esto, tengo que decir, es que me gustaría, cómo decirlo cortésmente, cambiar la forma, o extirpar tal vez, la estructura capital del sistema de salud de EE.UU. el cual creo que está fundamentalmente descompuesto.

 

Permítanme terminar con dos aforismos. Uno es del Sr. Einstein. Él dice: “Todo debería hacerse tan simple como sea posible, pero no más simple que eso”.

El segundo es de Saint-Exupery. Y él dice: “Uno sabe que ha logrado la perfección en el diseño no cuando ya no tiene nada que agregar sino cuando ya no tiene nada que quitar”. Y eso sin duda va en la dirección correcta.

Pone énfasis sobre lo que, en cierto sentido, diferencia el mundo real de las personas que hacen cosas del mundo de las personas que piensan en las cosas que es: ¿Cómo hacer que las cosas sean tan simples como sea posible tan baratas y funcionales como sea posible y tan libremente interconectables como sea posible?

Si incorporamos ese tipo de simplicidad en nuestra tecnología y luego se la damos a Uds., Uds. pueden hacer todo tipo de cosas fabulosas con eso (pensemos en la web social…)

En fin…os recomiendo como siempre ver la charla con calma….

 

Comments

comments

4 thoughts on “George Whitesides: Hacia una ciencia de la simplicidad

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *