Lectura como servicio y Google como el rey de la selva web

La batalla es siempre, en Internet, por conquistar lo social.

Son bastantes los rumores, últimamente, sobre la escasa rentabilidad del modelo de negocio de Google, que parece dejar de lado por momentos la batalla por las redes sociales. Con Facebook y sus inversiones, avances, ambiciones y a pesar de suponer un mercado cada vez más importante, con el crecimiento del sector móvil (de smartphones que casi ya amplían sus posiblidades de comunicación combinando telefonía con acceso a redes sociales) y en un escenario que lleva años apuntando a la web contextual social,  parece que el gigante puede tener problemas. Así, Facebook superaba a Google en visitas en EEUU hace unas semanas.

Más allá de la resignación, creo que la noticia que quería comentaros indica que Google busca entrar en la batalla con un movimiento inteligente: a través de la oferta de servicios en las nubes. Y aplico el plural porque la competencia es una futura miríada de jardines vallados, acotados, protegidos de la www (la selva, siguiendo la metáfora botánica) que representa google.

Lectura como servicio, ese es el horizonte, twitteaba ayer, sobre el nuevo servicio de recomendación social que complementa el microuniverso Amazon. Y la idea no es nueva pero sí potente, la de crear comunidades, vínculos sociales, a través de la lectura.

En este sentido, en el de ir dominando los distintos servicios, el de dejar sin sentido los distintos entornos privativos, reforzando de forma indirecta, también, su futuro posicionamiento en la batalla por las redes sociales, va en mi opinión el movimiento de Google, que planea convertirse en vendedor de libros digitales en Junio-Julio de este año.

Su competencia no es solo, como comentan algunos/as Amazon o Apple. También Facebook en el terreno de las redes sociales. Algo así sugieren las apps de integración de Facebook con el servicio musical más afín a estos planteamientos hoy: Spotify.

Pero en fin… creo que me adelanto todavía a lo que está pronto (todo es rápido y previsible aquí…) por venir.

De momento, lo que sabemos es que la empresa sigue su orientación “selvática”, abierta a un abanico lo más amplio posible de dispositivos, formatos y…. redes sociales.

 

 

El rey de la selva vs. los jardineros.

Actuarán, al parecer, también como viene siendo habitual en su estrategia, como “reyes de la selva”, de forma distribuida mediante distintos partners que podrán vender obras de Google Editions (cobrando la comisión correspondiente) en la www. No está claro todavía si serán los distribuidores o el propio gigante quienes decidan los precios.

Lectura como servicio que llega en un momento crítico en el sector editorial, pocos serán los pequeños editores que se resistan a ceder las versiones digitales del  superviviente libro en papel al experto Google.

 

Lectura como servicio “en las nubes”.

Vuelvo a incidir en este aspecto porque lo creo fundamental. Si a alguien le quedan dudas solo tiene que imaginar que lee, a través de cualquier tipo de dispositivo conectado (wifi, 3G, etc…) y accede, cuando quiera, a una experiencia de lectura tan aumentada como desee.

Cada palabra, cada fragmento puede dirigir, de forma hipertextual, a traducciones, recomendaciones sociales, contenidos multimedia de apoyo, otros libros, etc…

Ese es el horizonte del que muchos hemos estado hablando, del que seguiremos hablando intensamente durante los próximos meses: el modelo Spotify de streaming de contenidos desde una nube de interconexiones aplicado a la lectura.

 

En fin…que sí, que confirmo la pregunta que titulaba un evento reciente en las oficinas de Random House: “The Book on Google: Is the Future of Publishing in the Cloud?” El libro de Google. ¿Está el futuro de la publicación en la nube?

Sin duda alguna.

4 thoughts on “Lectura como servicio y Google como el rey de la selva web

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. May 7, 2010 at 12:21 pm

    Seguramente los tiros vayan por donde dices. De hecho en las editoriales de textos educativos ya se está trabajando en esa línea. Muy pronto se pondrán en el mercado productos que se facilitarán desde plataformas en las nubes (las parcelas de las nubes a las que hacías referencia) Por poner un ejemplo: el alumno accederá a un cuaderno que cubrirá y los resultados serán enviados al profesor, ambos se relacionan a través de ese servicio sin él desaparece el vínculo didáctico (salvo claro, está en la enseñanza presencial). Fuera de los códigos de acceso a la plataforma no hay nada o casi nada; si estás out quedas super out, eso puede ser lo malo.
    Otro aspecto, y ya corto que me enrollo demasiado es en que medida este acceso restringido (ya veremos cuanto y con quien) enturbia el maravilloso sueño del acceso universal a la educación. Bien, siempre estarán los gobiernos para pagar la factura. Esperemos y veamos (bonita la frase de nadar y escuchar)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *