Gnoss, Value-it, empresas de desarrollo semántico en españa, ideas y resultados

Os hablé hace unos días de la sesión con Ibermática sobre Social Media de hoy en Madrid. Interesante y productiva, según las expectativas.

Gracias a todos/as :)

Conocía en ella a Ricardo Alonso Maturana, CEO de Gnoss,  que me contaba cosas sobre este “Twine español” que esperemos que siga dando que hablar.  En el vídeo que os dejo describe este espacio web para el desarrollo de la vida socio-digital desarrollado por RIAM Intelearning LAB S.L., en el que convergen las tecnologías de la web semántica y de la web social.

GNOSS facilita las herramientas necesarias para que las personas, los grupos y las organizaciones puedan crear y desarrollar su identidad digital, conectar sus inteligencias, crear comunidades sobre la base de sus intereses y motivos y activar robustos procesos de creatividad, inteligencia, deliberación y pensamiento colectivos.

 

También se me ha preguntado en ocasiones, en talleres y entrevistas de difusión general sobre la web semántica, sobre resultados, sobre rentabilidad, ROI.

Es por ello que creo que el artículo que nos hace llegar Javier Carbonell en motivo de la trayectoria divulgativa de El caparazón alrededor de temas de web 3.0, tendencias, etc… puede resultar interesante:

Uno de los aspectos más críticos para una compañía para obtener una ventaja competitiva sobre el resto, es la administración correcta del conocimiento interno. Muchas veces, parte del conocimiento importante para la empresa reside en la mente de empleados concretos y es fundamental para la compañía compartirlo para que toda la organización pueda beneficiarse de él.

La tecnología y principalmente las aplicaciones Web 2.0 de una empresa, pueden ser un buen canal para compartir información entre empleados. En Telefónica I+D, una de las herramientas utilizadas con este objetivo es el “Banco de ideas”. Esta es una aplicación que permite a los empleados introducir las ideas que piensan que pueden ser útiles para el resto de la organización. Estas ideas pueden ser de varios tipos: tecnológicas, de organización, de marketing, comercial…

Una vez que una idea es almacenada en el banco, un proceso 2.0 comienza: otros empleados pueden votar la idea, incluir comentarios, y los gestores seleccionan las más convenientes para la compañía. (Ver la siguiente figura)

Cuando el número de ideas aumenta (ahora hay más de mil), todas las actividades relacionadas con la gestión del ciclo de vida de cada idea se hacen más difíciles de manejar. Por una parte, los autores no son capaces de detectar fácilmente qué otras ideas anteriores son similares a la que están intentando introducir, y para los gestores es difícil agruparlas para lanzar un nuevo proyecto.

El banco de ideas fue usado durante el primer año de vida utilizando una taxonomía bien definida para clasificar información. Debido a los problemas detectados, las tecnologías semánticas fueron incluidas para mejorar el proceso de administración de ideas.

Dado que ambos sistemas están funcionando simultáneamente, se decidió medir la eficiencia de ambas tecnologías como una actividad del proyecto Value-it (Séptimo Acuerdo Marco de la Unión Europea). Para medir el desempeño en la administración de ideas en el banco se realizó un primer experimento. La métrica utilizada en este experimento es el número de ideas con importantes similitudes con otra elegida previamente que se detectan con ambas tecnologías (para la realización del experimento se tomó una muestra de 7 ideas elegidas aleatoriamente, con lo que se consigue un elevado nivel de confianza).

Los datos obtenidos muestran como las tecnologías semánticas han sido capaces de incrementar el nivel de desempeño de encontrar ideas similares (doblando la media de los resultados obtenidos usando taxonomías, de 1 a 2,14). Pero la conclusión más relevante es que casi no hay coincidencia entre los resultados mostrados por las dos metodologías, lo que significa que ambos métodos son muy complementarios.

Se puede concluir de este primer experimento que los métodos basados en taxonomías son útiles para clasificar y administrar información interna dentro de una compañía, de manera que ofrecen un sistema de clasificación de información muy robusto. Sin embargo las tecnologías semánticas son capaces de detectar similitudes que no son detectadas con una propuesta de taxonomía clásica.

En la actualidad somos conscientes de que las compañías no pueden ser gestionadas como silos. Es necesario incorporar información externa y validar nuestra información con información de otros socios o competidores. Todo esto significa que debemos ser capaces de administrar información interna y externa, compararla e incluso mezclarla. Debemos abrir nuestras ventanas al conocimiento externo. De hecho, la tendencia de Innovación Abierta de la que tanto se habla se basa en esa idea.

gnoss-valueit-empresas-de-desarrollo-semntico-en-espaa-ideas-y-resultados

Para medir la eficiencia de los sistemas de clasificación taxonómicos y de las tecnologías semánticas a la hora de comparar información externa con información interna, hemos realizado un segundo experimento. En este segundo experimento se ha usado información externa a la compañía relacionada con la tecnología para encontrar ideas en nuestro banco de ideas relacionadas. La métrica usada ha sido el número de ideas relacionadas encontradas en el banco de ideas con similitudes con la información externa.

Los resultados del experimento muestran como las taxonomías no son adecuadas para manejar esta situación, y las tecnologías semánticas trabajan mucho mejor (casi triplican la media de ítems detectados, de 1 a 2,8). La razón es que dentro de una compañía no es difícil establecer una taxonomía basada en etiquetas y que todo el mundo sea capaz de utilizar. Sin embargo esta clasificación no funciona para información externa, e incluso es posible que ni siquiera se encuentre en el mismo idioma. Por tanto, el mismo concepto puede ser referido por términos completamente diferentes externamente e internamente.

La principal conclusión de este segundo experimento es que al comparar información interna y externa, las etiquetas de clasificación pierden el poder de clasificar información, pero otras tecnologías como las semánticas que profundizan en el significado real de la información, son claramente más eficientes. Esto es, las clasificaciones internas de información con etiquetas tienen utilidad para trabajar internamente pero pierden peso para trabajar con fuentes de información heterogénea.

Autor: Javier Carbonell. Proyecto Value-it (Séptimo Acuerdo Marco Unión Europea)

Comments

comments

6 thoughts on “Gnoss, Value-it, empresas de desarrollo semántico en españa, ideas y resultados

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *