¿Está cambiando la medida de la popularidad en la web? Backtype tweetcount

No sé qué va a ser del Page Rank, del Alexarank o del ya muy mermado Technorati, como del resto de los ránkings que se basan, como criterio fundamental en el número de enlaces entrantes a un espacio para determinar su popularidad, pero leer a Louis Gray me confirmaba algo que muchos defendemos desde hace tiempo:

Twitter amenaza a muchas de las cosas que dábamos por sentadas en la red. Así , se confirma la disminución de la tendencia a enlazar en favor del incremento del fenómeno Retweet (RT).

Quizás el tema vaya en la línea del aumento de la “continuous augmented awareness” (conciencia contínua aumentada, escribiremos en breve sobre ello), que incluye una idea que también quiero reflejar aquí:

Que cada vez somos menos dados a creer (y sellar con enlaces) en meritocracias (poder derivado del mérito que atribuimos a unos pocos) y más a premiar de forma leve, puntual pero efectiva, el trabajo que valoramos y nos gusta de todos (democracia).

Dicho de otro modo, la disponibilidad del conocimiento, el aumento de nuestro sentido crítico nos convierte en menos mitómanos, menos necesidades de autoridades que nos digan lo que es correcto o no leer u opinar.

Veremos cómo se adaptan los índices, las analíticas de popularidad, las corrientes de pensamiento sobre internet a este tipo de fenómenos de reinvención por parte del usuario, pero quería presentaros, de momento, una nueva característica en este blog: el botón de retweet de Backtype.

Lo he cambiado por el de Tweetmeme (lo revisamos aquí), después de haber constatado y  leído sobre múltiples fallos. No ocurre con el botón que véis a la izquierda de esta entrada: Backtype est-cambiando-la-medida-de-la-popularidad-en-la-web-backtype-tweetcounttweetcount, que añade al anterior algunas funcionalidades más, como la personalización en colores.

Aunque Tweetmeme recoge posibilidades interesantes como las que se muestran en el gráfico (contabilización global de retweets, analíticas globales) repito que su defecto al no contabilizar de forma fidedigna los RT limita su utilidad.

No creo, que Backtype tarde, de todos modos, en ofrecer posibilidades similares.

Si queréis instalar el botón, podéis hacerlo descargando el plugin para WordPress desde aquí, o el script que encontraréis en este otro enlace.

Comments

comments

16 thoughts on “¿Está cambiando la medida de la popularidad en la web? Backtype tweetcount

  1. No estoy de acuerdo con tu afirmación sobre meritocracia vs. democracia.

    No veo que cambie absolutamente nada: sigue siendo una meritocracia, sólo que lo hacemos vía retwitt en lugar de un enlace en un blog, o en un blogroll.

    Lo que diferencia la meritocracia de otras “-cracias” (plutocracia, aristocracia o democracia) es que se premia el mérito y son los que lo merecen los que gobiernan (no los ricos, la élite o el conjunto del grupo, respectivamente).

    Links, retwitts o lo que esté por venir, no cambia las cosas: sigue siendo una meritocracia en toda la regla.

    Quién no hace méritos, no es enlazado ni retwitteado ni mencionado en foro alguno. En una democracia todos aparecemos en la foto. En una meritocracia no. Y la inmensa mayoría sigue sin salir en la foto por mucho que cambien las herramientas.

  2. Ismael:

    No se trata de una afirmación categórica, más bien de la observación de una tendencia.

    Me refería a que se amplía el foco de atención, más personas entran en la meritocracia. Cualquiera puede, de hecho, ser retwitteado con mayor facilidad y sin necesidad de escribir largas entradas.

    Estoy de acuerdo contigo en que no es algo que tenga la permanencia de un enlace (no acaba, evidentemente, con la meritocracia, no es lo que comento) pero sí la modela y sobretodo amplía la posibilidad de ser relevante (aunque de forma efímera) en la web.

    En mi caso, hago un uso intensivo de twitter y quizás retwitteo cosas que no enlazaría. El tema retwitt quizás amplíe o diversifique las formas de premiar o destacar lo relevante en la web.

    Eso hace que incluyamos a más personas, que cualquiera con un mensaje lo suficientemente potente (probablemente cada vez deba serlo más), pueda ser, RT a RT, viralizado. Pero estoy contigo en que eso es solo en la instantánea.

    He escrito mucho sobre la muerte de los blogs y defendía precisamente lo que propones, que el microblogging no es, en absoluto, una alternativa y que posicionamientos que abogan por dejar de bloguear y solo opinar en las redes, pueden favorecer o, simplemente, no perjudicar, a los que ya son visibles, pero no a quienes no han formado aún su “reputación digital” (qué poco me gusta la palabra :))

    No lo decía, como ves, de forma absoluta. Siempre existirán meritocracias sectoriales, pero creo que todo apunta a que estén cada vez más habitadas.

    Un saludo y gracias por el matiz.

  3. Ah, no, si yo no digo que sea mejor o peor el enlace que el RT, si los blogs están muertos o estaban de parranda ;)

    Como tú, yo creo que el microblogging ni es una frivolidad, ni viene a substituir, sino que tiene su nicho y su tipo de uso que viene a complementar el espectro de posibilidades comunicativas.

    A lo que voy es que el resultado final sigue siendo una meritocracia. Más amplia, a lo mejor, pero meritocracia al fin y al cabo y, en absoluto, una democracia.

  4. mmm… meritocracia más objetiva, o con más oportunidades de visibildad para todos…

    Está claro que la democracia, entendida en un sentido absoluto, es imposible.

    Rectifico, para no dar lugar a malentendidos:

    “Que cada vez somos menos dados a creer (y sellar con enlaces) en meritocracias (poder derivado del mérito que atribuimos a unos pocos) y más a premiar de forma leve, puntual pero efectiva, el trabajo que valoramos y nos gusta de todos (aproximándonos un poco más a la democracia)”.

    Gracias otra vez.

  5. Pingback: Lenguaje y Medios
  6. Pingback: wjhhonda
  7. Pingback: 佐藤昌紀
  8. Pingback: げんばまきこ
  9. Pingback: 明日香
  10. Pingback: 幻耶麻
  11. Pingback: masumi_K
  12. Pingback: Patrick Genoud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *