La web semántica no interesa ni a Google ni a Microsoft

Hay quien cree que la batalla de Microsoft, sus desesperados intentos de competir con Google en el mercado publicitario (y su principal herramienta, las búsquedas en la web) acabaron.

Incluso en mi caso, defendí hace un tiempo, en base a la lectura de distintos análisis que el futuro, nada atractivo en mi opinión dibujaba un escenario de alianza Microsoft-Yahoo-Facebook contra un Google obligado a planear estrategias competitivas. Parece complicado, a la vista de las distintas filosofías de empresa, incluso de los hechos que hemos estado leyendo sobre la resistencia de Yahoo a los distintos embates económicos de Microsoft, seguir defendiéndolo.

Pero hace ya tiempo que creo que las ideologías, las filosofías son algo perfectamente moldeable y que lo que de verdad importa son cosas menos abstractas, como el poder o el capital.

De hecho, de hace pocos días son los rumores sobre el descontento de los accionistas de Yahoo con un equipo directivo que intenta defender sus posiciones sin argumentos económicos. Y es cuestión de semanas que el tema, con un cambio en el mismo, sea distinto.

Así que no me sorprende seguir leyendo argumentos en favor del primer escenario: La compra de Powerset por parte de Microsoft podría ser un paso, no hacia la web semántica sinó hacia el hundimiento definitivo y posterior adquisición por parte de Microsoft de Yahoo.

Nos lo cuenta Yihon Ding en su blog: The Secret behind Powerset Acquisition: Nadie, ni Google ni Microsoft, están por la web semántica, que parece lo que en términos ajedrecísticos se conoce por un gambito en el tablero de la lucha por el mercado de la red. El peón, la herramienta a sacrificar, ha sido en este caso PowerSet.

Powerset es una empresa joven, pública desde mayo de este mismo año, muy prometedora pero que, consciente de las pocas posibilidades que deja Google, de su escaso potencial “real” ante un escenario infinitamente más económicamente voraz que filantrópico o dicho de otro modo, sintiéndose incapaz de copar la diversidad de la web con su tecnología (wikipedia, entorno en el que ya trabaja, es infinitamente más homogénea y controlable que la web en su conjunto), se ha vendido por el escaso, según los analistas, precio de 100 millones de dólares.

SearchMonkey, también con tecnología semántica, es la última estrategia de supervivencia de Yahoo, a pesar de tener difíciles posibilidades de éxito cuando depende desde hace unos meses de la colaboración voluntaria de desarrolladores de alrededor del mundo. Microsoft lo sabe, como también que la mejor forma de acelerar el fracaso de SearchMonkey es lanzar un servicio competitivo en el ámbito semántico, único valor añadido de Yahoo como buscador sobre el omnipotente Google.

Por otra parte, Google no cree en la web semántica, como ha declarado en ocasiones con argumentos que van contra el usuario, contra el webmaster que, de forma muy resumida, sería demasiado torpe, si ya comete fallos con el html, como para construir páginas correctas siguiendo los más complicados estándares de la semweb. Sería también demasiado mentiroso: tal y como existen trucos actuales para falsear el Pagerank, aparecerían pronto trucos para posicionar mejor en la web semántica. Este tipo de argumentos han sido englobados en un discurso denominado “The Satanic web”.

la-web-semntica-no-interesa-ni-a-google-ni-a-microsoft

No sé a vosotros pero no me parecen excusas demasiado elaboradas y pueden ser argumentos fácilmente positivizados adoptando la “Romantic web” que sin duda prefiero.

Tampoco está claro que Microsoft esté interesado realmente en la web semántica. Entre los argumentos que se han aventurado sobre los motivos de la adquisición del buscador está el improbable de que intente integrar Powerset en su explorador para competir en el mercado de las búsquedas por el simple motivo de aparecer como página de inicio predeterminada.

O que quiera potenciar su predominio en la empresa, aplicando las tecnologías semánticas a intranets o sistemas de b2b (comercio electrónico entre empresas), susceptibles de ser mejorados tecnologías aún en desarrollo como Powerset.

Lo más probable, no obstante, es que se trate de una ofensiva indirecta cuya víctimas son Yahoo, objetivo final de la batalla y la “pobre” web semántica, que no tiene posibilidades de sobrevivir ni siquiera como caballo de batalla o valor añadido hacia una red mejor.

Leía esta mañana otra vez a Jesús Conde hablando de la Socialización de la creación en Second Life con su tradicional y ya visionaria visión optimista. Internet es un coto difícil de controlar. Y no está de moda hablar de opciones políticas en estos tiempos difíciles para la lírica, pero quizás va siendo hora de que seamos los usuarios los que, haciendo un uso intensivo de la misma, contribuyamos a construir esta nueva web más natural.

Aplicaciones como la ya tradicional Twine, Iminta o Genome parecen prestarnos soporte para ello.

Si Google decidiera (a pesar de las pérdidas económicas que a corto plazo podría suponerle) cambiar los actuales algoritmos por criterios semánticos, simplemente los webmasters se esforzarían en cumplir, como lo hacen ahora, otros estándares. Lo mismo con los trucos.

No nos faltará la ayuda del organismo creado para la defensa de la integridad y evolución de la red, el W3C, que recientemente ha aprobado un primer borrador de estándares semánticos (POWDER).

Comments

comments

4 thoughts on “La web semántica no interesa ni a Google ni a Microsoft

  1. Sincera considero muy valiosos tus aportes a la comunidad del internet. Siempre apoyo y aplaudo la transmisión de conocimientos de manera limpia y desinteresada. Recibe saludos de Agrelsoft.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *