La escuela en 2018: Penélope (un desvarío posible…)

“Insanity: doing the same thing over and over again and expecting different results.” -Albert Einstein

Locura: hacer lo mismo una y otra vez esperando que los resultados sean distintos”

Penélope es una niña de 12 años que va a la escuela en 2018. Sus padres trabajan en el sector servicios, como casi todo el mundo en España ahora que la producción industrial se ha trasladado, prácticamente en su totalidad, a países asiáticos o africanos:

El capital principal de las empresas occidentales es el social o intelectual. El desarrollo tecnológico y científico es el principal “producto” a ofrecer en esta nueva sociedad global de la información y el conocimiento. Se habla de Inteligencia colectiva, de sociedad de la conversación (Los que cuentan, los que gritan, los que callan…), de ciudadanía digital.

Su madre es maestra, así que aún trabaja fuera de casa. Su padre, que pasa casi todas las horas del día frente a su laptop, es desarrollador informático y trabaja como freelance en modalidad de teletrabajo. Ambos, cuando no trabajan (en el caso de su padre las horas de trabajo son indistinguibles de las de formación, dado que realiza e-learning en múltiples aspectos en el mismo ordenador) estudian, siguen formándose, yendo, como ellos dicen, como Penélope, a distintos tipos de escuela.

Estudiar, seguir formándose, es algo imprescindible en el trabajo de los padres. Los nuevos valores económicos en la era de una tecnología sometida a la Ley exponencial de Moore que posibilita desarrollos científicos y culturales también exponenciales, requieren del desarrollo constante de todos los profesionales, desde el management hasta los que integran cualquier servicio técnico.

A veces hablan, chatean, se escriben u organizan videoconferencias con amigos, del trabajo, del mismo ámbito profesional, de los estudios, de las múltiples redes sociales (alguna comunes, otras sectoriales que se denominan a veces comunidades de práctica) en las que participan.

Como Penélope, tienen muchos amigos en el cole. Y muchos contactos, cuya relación es menos estrecha, a quienes nunca han visto y nunca verán pero con los que comparten conocimiento. Qué sabes y a quien conoces son valores fundamentales en esta época.

Se tardó un tiempo desde los orígenes genuínamente académicos de Internet y debido a múltiples intentos (militares, de comercialización) en entenderlo, pero ahora, en 2018, desde lo político y con la creación del ministerio de educación, tecnología e innovación (cómo no, los ministerios 😉 hasta lo cultural y lo social, la educación integra y desarrolla de forma prioritaria el uso de las nuevas tecnologías.

En el cole, todas las asignaturas incluyen formación en el medio tecnológico, como garantía de desarrollo intelectual y social en un futuro. Es una materia transversal, básica y común. Hace un tiempo ya que la escuela ha sido identificada como una de las fuentes principales de fuerza intelectual y cambio social, totalmente vinculada en esta época al dominio de las Tecnologías(Comentario a una presentación de Arina)300px-kid_laptop.jpg

Para entender este cambio podemos pasar a la descripción de una clase para Penélope:

Es habitual, en la clase de la escuela pública a la que asiste, que el profesor (casi es costumbre llamarle tutor, dadas sus funciones de filtrado, crítica y coordinación del contenido) utilize una pizarra digital, conectada en red a los laptop de cada estudiante para dirigir o conducir los puntos sobre los que tratará la sesión:

Una vez realizada una breve introducción sobre los conceptos que los alumnos deberán entender, mediante una plataforma de gestión de contenidos con objetos de aprendizaje interoperables para la mayoría de los países occidentales, Mario, el tutor de primaria, inicia con los alumnos un viaje colaborativo y silencioso, en forma de crowdsourcing, hacia la obtención de información relevante sobre la materia de estudio.

Cada alumno, mediante un sistema de marcaje social colaborativo y público para todas las escuelas, “Edu.ca.li.ci.us“, que detecta visitas a los mismos lugares y advierte de ello (2 estudiantes están visitando ahora este enlace, 2 en tu escuela lo han valorado de forma positiva, 23 lo han visitado durante la sesión, 4000 personas lo han valorado, en el mundo de forma positiva), debe buscar y redactar datos relevantes y conclusiones acerca del “viaje” que después relatarán a sus compañeros.

Mario parte de una visión constructivista de la realidad, mejor dicho, es consciente de que no existe una única realidad y acostumbra a destacar la importancia de valorar, no sólo los contenidos sinó el grado de consenso o popularidad acerca de cada uno de ellos según el sistema de puntuaciones del que hablamos. No se trata de fomentar el consenso sinó de informar, en el mayor grado posible, de la diversidad acerca de un mismo tema.

diversidad

Enseñar a explotar volúmenes de información incluso contradictoria, fomentando, más allá del consenso, el pensamiento crítico y creativo en forma de nuevas propuestas que se incorporarán al corpus de conocimiento de la escuela y quien sabe si más allá de esta, es otra de sus importantes funciones.

Así, durante la fase de retorno de la información, cuando los participantes relatan el desarrollo de su experiencia,

Mario escucha y comenta las conclusiones de Penélope. Siempre son distintas de las del resto (no le gustan las fuentes masivas) y suele aportar bastante creatividad a lo que relata, tema que Mario potencia y refleja en los resúmenes informativos acerca del trabajo de sus estudiantes, que publica periódicamente en su propio blog.

La función del educador cambia hacia la potenciación del talento individual y las habilidades de cada estudiante (21stcenturylearning). Personalizar la educación será la clave para ayudar a los estudiantes a superar los estándares.

Penélope y el resto de sus compañeros escriben, desde hace tiempo también, en un blog de aula en el que reflejan lo aprendido. Ella sabe que será posible para Jorge, su hermano menor, que siempre la avasalla con preguntas sobre lo habido y por haber, consultar en su momento el agregado colaborativo de blogs de los estudiantes (El Tinglado del futuro) al que tiene acceso de forma libre desde la red.

Explicar el funcionamiento de los blogs, como herramienta principal de desarrollo profesional futuro es una de las tareas de Mario (Internet es conversación, sin jerarquías más allá de la formación crítica, capaz de deslindar lo principal de lo accesorio, lo relevante de lo que no tiene importancia.)

Las herramientas, divididas principalmente en colaborativas o semánticas, sus usos dentro y fuera de la escuela, son un tema frecuente en el aula. Y no sólo por la aportación de Mario, que intenta estar siempre a la última en temas de innovación. Los alumnos, que continúan viviendo de forma complementaria en lo digital cuando salen de clase, presentan y proponen también su información sobre el amplio espectro de tecnologías o herramientas de construcción de conocimiento en la red.

Mario se encarga, como experto crítico formado en el tema, no sólo de valorar su utilidad de cara al conocimiento sinó también de contextualizar de forma ética y según valores democráticos y humanistas el uso de estas (Los padres de Penélope recuerdan aún las suspicacias que generaba internet cuando los medios masivos que aún existían, televisión, radio y demás se hacían eco de usos poco “éticos” de la red y muchos padres y escuelas, por desconocimiento, no eran capaces de explicar que cosas como Youtube son herramientas y como los martillos, no podían ser valoradas según su uso ocasional para dañar a otros seres humanos sinó en base a su potencial para construir, ya no edificios sinó conocimiento).

La colaboración se ha convertido en una herramienta fundamental (mediante herramientas antes llamadas 2.0), parte del curriculum y sujeta a evaluación. La habilidad de colaborar será fundamental en su futuro como estudiantes permanentes (Julie Linsdsey).

De hecho, incluso la evaluación se lleva a cabo mediante el sistema que propuso hace un tiempo Pablo, que gustó a todos y resultó en una adaptación de un clon de digg o menéame (agregador de noticias que permite la valoración o voto de los usuarios), “Evalúame”, como herramienta de evaluación en la que todos votan los logros de todos. Incluso la propuesta de contenidos es vehiculizada en otros centros mediante este tipo de agregadores.

Mario les hace, también, no sólo consumidores sinó también creadores de contenido. Les enseña a trasladar sus conclusiones al blog o wiki del aula, que todos manejan y en el que publican. Cuando es navidad, por ejemplo, es el tema navideño el que impera y los padres pueden orgullosos comentar lo que Mario y algunos alumnos postean. Él y algunos alumnos periódicamente encargados del asunto, moderan los comentarios.

Hemos preguntado, antes de terminar a Mario, su tutor, cómo ve el rol que desarrolla. Y nos ha citado a Konrad Glogowski:
I wanted to show that teachers need to redefine themselves as individuals and not automatons that focus on outcomes and expectations. I am passionate about human rights. I spend a lot of my own time reading about human rights and human rights abuses around the world. What I do in my classroom, how I do it, and who I am as a teacher is based to a large extent on my passion for social justice.

Quiero mostrar que los profesores deben redefinirse como individuos y no autómatas cuyo foco son los resultados y las expectativas acerca de su trabajo. Soy un apasionado de los derechos humanos. Paso mucho tiempo leyendo sobre derechos humanos y abusos de los mismos en el mundo. Lo que hago en clase, cómo lo hago y quien soy como maestro se basa en gran medida en mi pasíon por la justicia social.

Su oficio es la pasión… y en base a esta mantiene lo que destaca como las dos cualidades más valorardas en esta época para el aprendizaje: la perseverancia y la curiosidad intelectual. Eso, que intenta potenciar día a día en sus alumnos, es lo que hará que Penélope, como sus padres, siga en el futuro formándose, participando en un concepto amplio del elearning, como ciudadana crítica. Quizás lo hará de forma independiente a las instituciones (Excelente presentación de George Siemens), al modo 3.0 de Aprendizaje. (Teemu Arina).

*Han sido muchas las fuentes consultadas para escribir este artículo. En uno de los casos y a partir de un comentario descubro una iniciativa en Australia en la que se consulta sobre el futuro (2020) de la educación y de muchos otros temas sociales en formato wiki.

Sería interesante crear algo parecido aquí. ¿No os parece?

*Este post sigue la iniciativa Escola 2018 en la que distintos bloggers plantean sus ideas entorno al “avance en 10 años de dos siglos, del XIX al XXI”, tema arriegado pero posible.

Nota: Gracias a Dioni Nespral por darme la idea sobre el “formato” de este escrito, surgida de la lectura de un post en Business time blog, en forma de case brief, en este caso, futurista.

PinterestFacebookLinkedInTumblrMás opciones

37 thoughts on “La escuela en 2018: Penélope (un desvarío posible…)

  1. April 14, 2008 at 1:07 am

    Gracias por el artículo. Es precioso.
    ¡Enhorabuena!
    🙂

  2. Mar
    April 14, 2008 at 10:16 am

    Un gran artículo, Dreig, por el artículo y por el gran trabajo realizado.

    Por lo que comentas al principio sobre el teletrabajo, aunque no sea el objetivo principal de tu artículo, te cuento un poco mi experiencia, por si sirve de algo:

    En el 2005 empecé a trabajar en modalidad de teletrabajo, 3 dias a la semana y dos en la oficina, con lo que soy una prueba piloto o conejillo de indias(jajaja) en mi empresa, que es de tecnologías de la información (servicios) y desde hace mucho que se dice que vendemos conocimiento. Con un teléfono IP y una linea ADSL es suficiente para ello. Creo que es una forma de trabajar fantástica, más tiempo para uno mismo, no hay desplazamientos esos tres días, con lo que muchos de los aspectos usuales: polución, tiempo en el desplazamiento, cabreos por el transito, llegar tarde, etc… se minimizan o se anulan; aunque para tener un punto de equilibrio hace falta contacto con las personas con las que trabajas un día a la semana o quincenal, lo único que se echa en falta son los cafés, los comentarios de pasillo y la cerveza después del trabajo. Pero por otra parte hace que se sea mucho más efectivo porque estás más contento y no tienes distracciones de ese tipo, desde aquí fomento este tipo de nueva forma de trabajo, no todo el mundo está preparado para trabajar así, aún, pero es el futuro.

    Saludos

    Mar

  3. April 14, 2008 at 12:53 pm

    Gracias, fgpaez, mar. La verdad es que si consigue el objetivo que perseguía, trasladar a la práctica conceptos teóricos que creo que necesitan difusión, puedo estar contenta.
    Un abrazo

  4. April 14, 2008 at 5:44 pm

    Olá D.

    parabéns pelo teu artigo futurista,integra aspectos que realmente me preocupam, especialmente por estar ligado à formação de adultos: cidadania digital, teletrabalho, atraso da escola pública em relação as avanços tecnológicos…

    “mui bien!!”

    Abraço

    LVila

  5. April 14, 2008 at 7:26 pm

    Comment by Chelucana Hace 6 horas en Internet en el aula:
    ¡Fantástico post, Dreig!
    Comment by Pedro Villarrubia Hace 6 horas
    ¡Me uno también a los aplausos, Dreig!
    y muy bonita y amena forma de contarlo.

    (Aún así, mi “malvada” mente me hace temer que esos 2018 en Finlandia y Australia podrían ser 2040 por estas latitudes, y me cogerán ya muy mayor 🙁 , ojalá que me equivoque, 😉

    Comment by dreig Hace 6 horas
    Muchas gracias, Chelucana. Quería trasladar conceptos teóricos de forma un poco más amena de lo habitual.
    Un abrazo

  6. April 14, 2008 at 7:27 pm

    Comment by Leonor Quintana Hace 2 horas
    ¡Chapeau, dreig!

    Y, aunque tendré que releer este post, pues es todo un compendio de teorías educativas, quisiera hacer un par de puntualizaciones:

    – Confiemos en que Penélope y su hermanito, entre tanta bondad digital, sigan teniendo tiempo para hacer ejercicio físico, estar en contacto con la naturaleza e interactuar con otros niños de su edad fuera de clase.
    – Confiemos también en que el desarrollo de los medios haya ido emparejado con un desarrollo integral de la especie humana y realmente estén todos en situación de distinguir lo esencial de lo accesorio.
    – Confiemos asimismo en que la evaluación colaborativa de su rendimiento no se realice al estilo, digamos, de Eurovisión, sino con criterios más afinados y herramientas más especializadas.
    – Y confiemos en su tutor, Mario, en su loable intento de estar al día, no pierda el Norte y sepa valorar también lo que de bueno nos hayan transmitido las generaciones anteriores y merezca la pena legar a las venideras.

    Si es así, no tengo ningún inconveniente en que mis nietos -si alguna vez los tengo- vayan al cole de Penélope.

    Saludos.
    ,

    dreig Comment by dreig Hace 35 minutos
    Gracias, Pedro y Leonor. Es cierto que Penélope imagina, desde su metáfora, un futuro posible pero desgraciadamente no probable. Estoy de acuerdo contigo, Pedro, en que es posible que haya alguna Penélope, algún Mario, en 2018, pero es poco probable, mucho menos en el contexto nacional. Tendré que buscar cómo es Penélope en Finlandés ;).
    Leonor: Pensé lo mismo al terminar el post, que servía bien a su objetivo de explicar las “nuevas tendencias” pero no sé si era demasiado realista en cuanto a la fe que deposita en el ser humano (Eurovisión, Menéame, son casos paradigmáticos del criterio mayoritario). Además, si le pregunto a Gemma, mi hija, hija de teletrabajadora parcial con hábitos similares a los del padre de Penélope, creo que me dirá que sí, que genial, que está encantada de que no podamos, a veces, salir al aire libre a hacer cualquier cosa o de que en otras, ante alguna pregunta que requiere atención, le conteste con ese lacónico “Sí, sí, un momento, que tengo trabajo”.

    Ojalá sepamos evolucionar sin perder algunas de las cosas que nos distinguen “ética y lúdicamente” de las máquinas.

    Me permito trasladar vuestro comentarios, para favorecer el debate, al caparazón, dónde otros están dejando los suyos.

    Un saludo

  7. April 14, 2008 at 7:28 pm

    Con ánimo de animar el debate, traslado los comentarios de algunos compañeros en Internet en el aula.

    Un saludo

  8. April 14, 2008 at 9:10 pm

    Comment by Pedro Villarrubia Hace 6 minutos
    No minusvaloremos la imaginación. El que estemos tecleando mirándonos los pies no significa que no podamos mirar afuera y ver una palmera, una casa, imaginar una historia.

    No sé por qué, Dreig, (la mente es un mundo;-) esta historia me trajo recuerdos de Salgari y Julio Verne, de Dani Futuro y de 1984 (la revista de cómic, no la novela o la película, …o quizás sí…)

    El caso es que me trajo mi dosis de fantasía necesaria e incluso me dieron ideas de poner en dibujos esa escuela 2018. Estoy seguro que allí habrá espacios abiertos, colores, música y deportes, risas y bailes.

    Así que me atrevo, como tú, a imaginar, que es el punto inicial para crear y cambiar la realidad.

    A lo mejor conseguimos darle un toque mediterráneo y luminoso a esa escola 2018, donde es posible que coincidan niños, menos jóvenes y ancianos, en un lugar flexible para aprender. Así que puede que ya esté mayor, pero seguiré aprendiendo.

    2018 saludos, + o –

  9. April 14, 2008 at 9:10 pm

    Muy bueno…

  10. April 14, 2008 at 9:11 pm

    Comment by Ana Echarri Hace 42 minutos
    Fantástica fábula Dreig!!!

    Espero que seamos capaces de construir esa escuela, también está en nuestras manos.

    Y añadir también que no podemos olvidar el desarrollo personal e individual para no diluirnos entre los demás.

  11. April 15, 2008 at 12:20 am

    Muy interesante, tanto el fondo y las ideas de futuro, como en la narración o descripción que has hecho en forma de escenario.

    Si te interesa el tema de escenarios, en este post tienes algunos escenarios generales sobre el futuro de la educación y el trabajo.

  12. April 15, 2008 at 7:43 am

    Muchas gracias, Felipe, por tu comentario.

    Eneko: El resurso es excepcional para mi. Confieso que el futuro y todo lo que conlleva me apasiona, especialmente en el que considero un momento histórico irrepetible para la historia de la humanidad (sin olvidar las precauciones que todos hemos expuesto).

    Me interesa especialmente la metodología sobre escenarios que refiere tu artículo. Volveré frecuentemente a tu espacio.

    Un saludo.

  13. April 15, 2008 at 4:41 pm

    Mar:
    Me reservaba un comentario para el tuyo:

    “Por lo que comentas al principio sobre el teletrabajo, aunque no sea el objetivo principal de tu artículo, te cuento un poco mi experiencia, por si sirve de algo:

    En el 2005 empecé a trabajar en modalidad de teletrabajo, 3 dias a la semana y dos en la oficina, con lo que soy una prueba piloto o conejillo de indias(jajaja) en mi empresa, que es de tecnologías de la información (servicios) y desde hace mucho que se dice que vendemos conocimiento. Con un teléfono IP y una linea ADSL es suficiente para ello. Creo que es una forma de trabajar fantástica, más tiempo para uno mismo, no hay desplazamientos esos tres días, con lo que muchos de los aspectos usuales: polución, tiempo en el desplazamiento, cabreos por el transito, llegar tarde, etc… se minimizan o se anulan; aunque para tener un punto de equilibrio hace falta contacto con las personas con las que trabajas un día a la semana o quincenal, lo único que se echa en falta son los cafés, los comentarios de pasillo y la cerveza después del trabajo. Pero por otra parte hace que se sea mucho más efectivo porque estás más contento y no tienes distracciones de ese tipo, desde aquí fomento este tipo de nueva forma de trabajo, no todo el mundo está preparado para trabajar así, aún, pero es el futuro”

    De acuerdo con que es el futuro, pero, pero….
    Llevo ya unos años trabajando como coordinadora de formación, consultora, en diseño web y demás, de forma ocasional en la oficina o las aulas o el despacho o incluso casa de mis clientes. Y será que tengo el síndrome del “burning teleworking” o algo así, pero la mayor ventaja que le veo es que tengo más tiempo para trabajar (si eso es una ventaja). Sobre el resto, intentaré enumerarte las desventajas, en mi opinión, del tema:

    -Si tienes compañeros que no teletrabajan, no sulen llevarlo demasiado bien. Y supongo que es lógico…todo el mundo tiene obligaciones familiares “que tiene la impresión” de que cumplirá mejor si se queda en casa (qué equivocados están…;)) Por otra parte, creen que se trabaja menos…y se equivocan, y mucho, también.

    -Te vuelves “rara”. Incluso a veces te notas excesivamente espontánea cuando no estás en casa (que es muy ocasionalmente). Sabes, de algún modo, ante cualquier circunstancia social, que volverás a tu cueva-remanso de paz…y eso te convierte en algo más desconsiderad@ de lo normal (¿o más libre?)

    -A la familia (la mía ya ha entrado en razón, a los 3 años aproximados, por fin….) le cuesta entender que no estás para nada, porque aunque estés en casa, es para trabajar.

    -La sensación es de trabajo en sesión contínua. En mi caso, duermo bastante menos de lo que dormía cuando tenía que levantarme a las 6 de la mañana para estar a las 9 en el centro de Barcelona.

    En fin…era sólo por poner el contrapunto.

    Un saludo

  14. April 16, 2008 at 10:54 am

    Quería felicitarte por este estupendo post, que me parece muy muy interesante y clarificador,y que me da muchas ideas de bolsillo para pensar y re-pensar. Muchas gracias!

  15. April 16, 2008 at 5:06 pm

    Fantástico Dolors. Tu ejercicio imaginativo puede ser el germen de una buena publicación sobre la nueva educación. ¿tendrán que pasar diez años para que algunas de las cosas que imaginas se hagan realidad? , me temo que no llegaré a tiempo para verlas.
    Un saludo

  16. April 16, 2008 at 7:07 pm

    Claro que llegaremos…quizás no en activo pero las observaremos y sabremos que pusimos nuestro granito de arena, día a día, en ello.
    Un saludo, Celestino.

  17. April 16, 2008 at 7:09 pm

    A ti, Ultreia, por tu trabajo constante y diario…
    Me he pasado por tu blog y creo que acudiré a menudo…me falta música 😉

    Un abrazo

  18. April 16, 2008 at 9:53 pm

    comparto totalmente tu opinión a acerca de la educación en el mundo y adonde se dirige pero creo que los que estan mas cerca a eso son los países desarrollados y las personas que estan en el medio informático. las demás personas todavía no creo que esten preparadas para ese tipo de tecnologías dado que ahí personas en el mundo que todavía no tienen una computadora.

  19. April 17, 2008 at 9:15 am

    Cierto, Waltry. La brecha tecnológica que aqui vivimos como algo superado, es un problema que aún en España afecta al 50% de la población. Penélope es una fábula, un ejercicio mental sobre escenarios a partir de las teorías imperantes en materia de educación 2.0, ni por asomo una realidad.

    Saludos

  20. April 18, 2008 at 9:15 am

    Hola Srta. Dolors…muy bueno el articulo. Continuamente pienso en ese tipo de futuro. Me gustaria confesar que dedicare mucho tiempo de mi vida (y lineas de codigo) en hacer posible esa realidad. Hace algun tiempo ya habia pensado en algo como educalisius (hoy ya tenemos Sabrosus como punto de partida..proyecto open source), y me gustaria poder participar en el desarrollo de alguna aplicacion que permita por ejemplo desarrollas busquedas de informacion en internet a partir los favoritos de mis “amigos,contacto, folowers, fuentes ( o como quieras llamarle)”.
    En cuanto al tema de las “plataformas de gestion de contenidos”, yo estoy mas a favor de los Ambientes Personales de Aprendizaje (Personal Learning Enviromen)…aqui el proyecto Open Source Eyeos (escritorio virtual) es un buen punto de partida al respecto http://eyeos.org/es/
    Animo que con ayuda de muchos desarrolladores, mas el apoyo de los gobiernos, sera posible ese tipo de realidad para muchas personas.

  21. April 18, 2008 at 10:11 am

    No andaba muy lejos con la idea…hay otras personas que tambien la comparten.
    http://www.deugarte.com/sabrosus-un-paso-mas-hacia-la-independencia

  22. April 18, 2008 at 10:22 am

    Gracias por el comentario, Leonardo. Penélope no pretendía más que dar ideas, sin presentar métodos concretos. De hecho, hasta que sea posible creo que ni delicious, ni sabrosus ni cualquiera de los sistemas que estamos citando, ni serán iguales ni se llamarán igual. Creo, además, que en el caso de implantar un sistema así para las escuelas debería ser más específico, más orientado a las necesidades particulares del colectivo, que cualquiera de los generalistas. Gracias por la referencia a sabrosus. He leído a Ugarte pero…¿Es ya seguro que microsoft absorverá a Yahoo?

  23. April 18, 2008 at 10:23 am

    Gracias por el comentario, Leonardo. Penélope no pretendía más que dar ideas, sin presentar métodos concretos. De hecho, hasta que sea posible creo que ni delicious, ni sabrosus ni cualquiera de los sistemas que estamos citando, ni serán iguales ni se llamarán igual. Creo, además, que en el caso de implantar un sistema así para las escuelas debería ser más específico, más orientado a las necesidades particulares del colectivo, que cualquiera de los generalistas. Gracias por la referencia a sabrosus. He leído a Ugarte pero…¿Es ya seguro que microsoft absorberá a Yahoo?

  24. April 18, 2008 at 10:28 am

    Ah…Leonardo…y en cuanto a PLE te dejo otro espacio que podrás encontrar en
    http://www.sociedadytecnologia.org/davidds/weblog/307.html

  25. April 20, 2008 at 9:24 pm

    Gracias!
    Es una recopilación es muy valiosa. Aunque sospecho que no estamos tan lejos de esto. Tecnologías ha suficiente para llevar a cabo la escuela a la que va Penélope. Temo que lo que hay que innovar no es tanto tecnológico, sino que pedagógico y depende, en buena medida, en las competencias de los docentes.

    un saludo
    C

  26. April 21, 2008 at 9:30 am

    Gracias a ti, Cristóbal. Te leo desde hace tiempo y el tuyo es de los mejores blogs en el ámbito de la sociedad del conocimiento. No estamos tan lejos, también creo que es más un factor “cultural” que depende de competencias, miedos, actitudes y todas esas cosas que la tecnología puede moderar pero no cambiar al mismo ritmo que ella misma acostumbra.

    Un saludo

  27. May 6, 2008 at 4:47 pm

    Dolors: Gracias por tu comentario en mi blog y por tu gentil invitación, que es realmente bienvenida.

    Estamos en contacto!!!

  28. jdeloper
    July 10, 2008 at 4:33 pm

    @dreig excelente post, me ha gustado mucho la forma en que lo redactaste.

    Realmente, espero que la educcación llegue a ese nivel sin tener que esperar demasiados años y que ese conocimiento colectivo que se menciona en el articulo este al alcance de todo el mundo, personalmente, lo de “la producción industrial se ha trasladado, prácticamente en su totalidad, a países asiáticos o africanos”, aunque probablemente y lamentablemente vaya a ocurrir, no me agrada mucho. Aunque suene futurísta, lo ideal seria que la mano de obra fuese sustituida completamente por robots y toda la humanidad se pueda dedicar a la creación intelectual e investigación.

    Nuevamente, brillante post.

  29. July 10, 2008 at 10:17 pm

    Es una buena perspectiva, jdeveloper. A mi también me gustaría más, aunque no sé cómo se mantendrían a flote las economías de esos países. Lo que les llevamos es trabajo basura, migajas y sí estaría bien que por lo menos las acompañáramos de la formación necesaria para participar en esta evolución.

    Gracias por tu comentario y un saludo

  30. Marco
    April 30, 2009 at 9:36 am

    ¿Es obligatrorio sentirse optimista ante las predicciones pedagogico tecnológicas del artículo?.
    Porque los valores que dichas predicciones simulan contener, no son mas que copias o versiones, si se prefiere, de la misma utopía intelectual que ha estado acariciando la especie humana desde que optó por el sedentarismo versus nomadeo, propiedad privada versus pública y calor de hogar versus intemperie exterior.
    No está mal aunque resulte ingenuo el empeño de perseverar en esa imagen amable del capitalismo futuro que no encaja demasiado con la naturaleza agresiva, tumultuosa, desordenada y zafia de nuestra especie. En algo si estoy de acuerdo: es necesario seguir aprendiendo incluso y a pesar de nuestros maestros y del empeño constante de nuestros dirigentes para que seamos una manada lerda y sumisa.

  31. pepe
    March 3, 2010 at 4:51 pm

    Ahh!!!!! ¿pero va en serio???? La verdad es que al principio pensé que se trataba de un artículo muy bueno, muy irónico.

    Pero poco conocéis a Penélope si pensáis que será asi….

    Llevo años intentando eso de la extracción de conocimiento de la web por parte del alumnado y a lo más que alcanzo es a que me impriman la Wikipedia, la grapen y la entreguen con la satisfacción del deber cumplido!!!

    En fin, que uno del gremio de la educación, que trabajará en el 2018, 2020 y mucho más tarde, seguirá con la tiza y la pizarra clásicas, que me garantiza que los alumnos no están plantando lechugas en el Farmville del facebook en lugar de aprender a leer…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *