Llegó el hardware opensource

Me veo frecuentemente obligada a hablar de temas de internet, de tecnología, de web 2.0 con gente que no son nativos digitales y que no tienen demasiada experiencia en la red. Una de las cosas que suelo, aunque cada vez menos, decir, es que otros ámbitos económicos deberían aprender de la informática, de l@s informátic@s, el “espíritu open source“. Creo firmemente que esta tendencia, a largo plazo y conforme vaya extendiéndose a otros ámbitos económicos, puede significar la primera amenaza seria a los intereses de un capitalismo que parece invencible. Hacia ese objetivo apunta esta noticia:

TechCrunch informa de un nuevo desarrollo, el hardware open source. La idea es que puedan crearse prototipos a medida, sin necesidad de invertir 2 millones de dólares en iniciar producciones nuevas. De momento es un producto pensado para ingenieros pero parece que es una filosofía que podría extenderse con facilidad a los equipos de usuarios. Si váis a la página de Techcrunch podréis ver las fotos de los primeros productos, así como la analogía que realizan con los productos tipo lego.

lleg-el-hardware-opensource

Comments

comments

6 thoughts on “Llegó el hardware opensource

  1. No me canso de repetirlo: el open source, el gnu y la web 2.0 seran el estandar en un futuro mediato. El conocimiento sera para todos sin mayores restricciones, nosotros los bloggers estamos en ese vehículo de masificar tecnologías.

  2. Estoy totalmente de acuerdo!

    La era digital no es una casualidad, ni un acontecimiento pasajero. Internet cambiará conceptos sociales de una forma tan profunda que dará título a una nueva era. De hecho, ya lo está haciendo. El capitalismo salvaje que nos ha tocado vivir hace aguas por todas partes, al haber llegado a un grado tal de codicia sobredimensionada que atenta de manera muy directa a la calidad de vida de tod@s. Por eso ahora tod@s hemos tomado la palabra a través de Internet y el conocimiento libre, hablando desde la platea de la Web 2.0 y sus derivadas. La informática nos está sirviendo de guia en la senda de la “desposesión”. Nuestra elección está clara: queremos compartir. Porqué sabemos que hay riqueza para tod@s, y que la mejor manera de repartirla es sin poseerla. La propiedad privada o intelectual no tienen sentido en una red de pensamientos libres. Éste cambio no va a ser fácil. Agarrémonos que vienen curvas muy cerradas. De todos modos, tampoco hay vuelta atrás, afortunadamente.

    Un abrazo y gracias por la información!

    Jordi

  3. Pues yo no estoy para nada de acuerdo.
    No nos damos cuenta de que los primeros que salimos perdiendo con la piratería y el open source y softwarelibre somos los propios informáticos. De qué trabajamos nosotros si lo que hacemos lo hace alguien gratis por hobby?De qué trabajarían el 50% de mis compañeros ingenieros con buenísimas notas si hubiese un movimiento opensource de páginas web, que la gente las hiciese gratis y adaptadas a gremios?
    No os dais cuenta de que una cosa es escribir un blog y otra vivir de un blog y que yo puedo poner a disposición del mundo mi música, mis ideas y mi tiempo libre siempre y cuando tenga otra cosa con la que comer y pagar la hipoteca.
    Lo malo de todo esto es que somos conformistas, estamos satisfechos de tener un sistema operativo gratis, un office gratis y mil programas gratis, y exigimos que la música, la cultura,… sea gratis porque somos conformistas, pero no somos capaces de pensar que ahora podría existir un grupo que nos encantase pero que no apareció porque no era rentable, un 200 programas estupendos por 20 euros con los que disfrutaríamos o que nos serían muy útiles pero que nadie comercializó porque no es rentable.
    No todas las ideas se publican en un wiki y las que no nunca las disfruta nadie.

    Saludos

  4. Que pena re-postear pero deseo decir algo mas ahora que leo la respuesta de sirDrake: yo me gano la vida programando y haciendo paginas web, aclaro…y pujar porque se masifique el conocimiento es algo retrógrado bajo mi punto de vista y respeto el suyo…tenemos que generar valor agregado, para percibir ingresos por otros conductos, publicidad por ejemplo, conferencias…como los grandes artistas de la música y los conciertos (vainas inimitables)..se trata de ser más creativos y abrirnos a las posibilidades…si somos buenos en lo que hacemos, no nos empobrecera un proyecto opensource, al contrario populariza mis ideas y me va a permitir ejecutar proyectos particulares que si me van a generar ingresos….Gracias, muchas gracias.

  5. Pero no os dais cuenta que todo el mundo vive de trabajo sencillo, no de trabajo “imaginativo” o al que “se le ha agregado un valor”!.
    El trabajo de un fontanero es en un 90% una tontería por la que cobra a 35 euros la hora, y el otro 10% que es imaginativo, que depende de cada uno y que es lo que genera un valor es lo que hace que le contrates y que te cobre a 35 euros la hora todo.
    Los informáticos hemos renunciado al trabajo sencillo porque todo es gratis, todo es libre y todo es bonito, y para currar y ganarnos los cuartos nos tenemos que dejar las pestañas en la pantalla con lo chungo, porque lo facil es gratis.
    Antes, había gente que realizaba un programa de gestión de un comercio y lo vendía, ya ganaba dinero. Ahora con eso no se gana una perra porque han pirateado el programa de gestión, porque la base de datos es gratis… y tenemos que andar muriendo con hibernate, flex, struts el que menos porque las páginas web fáciles las hace cualquiera siguiendo un tutorial de la mula. Yo creo que el opensource y el pirateo nos hace la vida más dificil.

    Un saludo

  6. Discrepo, SirDrake. No vemos los beneficios que la cultura del conocimiento libre nos puede reportar a todos porqué la riqueza que genera va más allá de la económica.

    Un colectivo de fontaneros se forma a partir del conocimiento de su trabajo. Si la posibilidad de adquirir este conocimiento es universal y gratuita, cada vez habrá mejores fontaneros porque formarse no les habrá costado dinero. Cuando alguien genera arte con la intención de comercializarlo, enseguida sobrevolarán sobre él cientos de buitres que pretenderán compensarlo con la parte menos gratificante de su trabajo: una pésima comisión más la explotación de su imagen (con todas las consecuencias que esto conlleva). En cambio, cuando los artistas deciden negociar sus productos directamente con el comprador final, disfrutan más de su trabajo, tienen contacto cercano con su público y reciben una compensación más acorde a su esfuerzo. Y entrando de lleno en nuestro terreno, la informática, la cosa aún está más clara. El software no se inventa, el software es reutilizable. ¿Cuántos restaurantes hay en el mundo? Muchos, y bastantes con el negocio viento en popa. En cambio sus recetas son universales; ya que todos podemos acceder a ellas para hacer una tortilla de patatas. Lo que hace diferentes a unos restaurantes de otros es la imaginación. Yo aprendí a programar, y eso me ha servido para saber manejarme con los códigos abiertos. Yo no me dejo las pestañas en la pantalla; yo creo a partir de lo que ya está montado, aunque en ocasiones me invente algo; y sobre el nuevo software que yo genero espero que alguien haga lo mismo. Lo que esperan de mi mis clientes son soluciones, y por ello me pagan; de donde saque los recursos les da igual. Solo hay que ver el caso de Extremadura y el ejemplo que supone. Los informáticos peregrinan hasta allí para aprender y ofrecer su verdadero talento, que en definitiva es lo que realmente cuenta. En Extremadura todo el software de la administración es libre, y con la cantidad de millones de euros ahorrados puede facilitar el acceso a la vivienda a los jóvenes o mejorar los servicios públicos, entre otras muchas cosas. Para el caso que nos ocupa, el hardware open source, más de lo mismo. Muchas piezas intercambiables y que cada uno invente la opción que más se adapte a cada caso. Lo que probablemente se pueda llegar a acabar es la privatización compulsiva que explota al creador y potencia a los intermediarios. Yo prefiero tratar con los ideólogos, y no con los abogados.

    Y es que habíamos llegado a un punto que hasta se patentaban cualquier cosa. ¿Alguien se acuerda de la polémica suscitada con la privatización de los archivos gif? Tardaron años en liberalizarlos, no ganaron nada, y lo soltaron cuando la gente ya se estaba acostumbrando a los png, que nacieron libres. Aún recuerdo como ejércitos de letrados perseguían cualquier página web que tuviera un gif colgado, con la intención de denunciarlas y ganar así sustanciosas cantidades de dinero, entre otros para IBM. Por no hablar de lo que patentó el Sr. Gates, que no era ni suyo. Yo no quiero vivir en una sociedad de sanguijuelas y parásitos, y la mejor manera de evitarlo es dejando libre lo que nace libre: la imaginación.

    Disculpadme si el tono os parece algo apasionado, lo que ocurre es que soy un fanático de la libertad y por eso me exalto un poco con estos temas. Tengo muy integrado que un mundo mejor es posible, y estoy convencido de que poco a poco lo iremos consiguiendo. Tanta accesibilidad solo puede ser buena, incluso para los informáticos.

    ¡Un abrazo!

    Jordi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *